No, esta gran isla de piedra pómez no ayudará a salvar la Gran Barrera de Coral

Una gran balsa de piedra pómez flota en el océano después de la erupción de un volcán, y muchos dicen que podría salvar a los corales de la Gran Barrera, pero no es así
No, esta gran isla de piedra pómez no ayudará a salvar la Gran Barrera de Coral
Una gran balsa de piedra pómez flota en el océano rumbo a Australia.
Foto: Joshua Stevens/Observatorio de la Tierra/NASA

Es una imagen impresionante: una balsa de piedra pómez del tamaño de una ciudad flotando a lo largo del Océano Pacífico.

El 13 de agosto de 2019, el Operational Land Imager en Landsat 8 adquirió imágenes en color natural de una gran balsa de piedra pómez flotando en el Océano Pacífico tropical cerca de Late Island en el Reino de Tonga.

El satélite Terra de la NASA detectó la masa de roca flotante el 9 de agosto, el agua descolorida alrededor de la piedra pómez sugiere que el volcán submarino se encuentra en algún lugar debajo. Para el 13 de agosto, la balsa se había desplazado hacia el suroeste. A partir del 22 de agosto, la balsa se había movido hacia el norte nuevamente y estaba un poco más dispersa, pero aún visible.

Los vulcanólogos del Smithsonian creen que la evidencia apunta a un volcán submarino sin nombre cerca de Tonga a 18.325 ° Sur, 174.365 ° Oeste. El último informe de una erupción en el sitio ocurrió en 2001, y se cree que la cumbre del monte submarino se encuentra a unos 40 metros (130 pies) debajo de la línea de flotación.

El vulcanólogo Erik Klemetti de la Universidad de Denison escribió: “Las balsas de piedra pómez pueden desplazarse durante semanas o años, dispersándose lentamente en las corrientes oceánicas. Estos trozos de piedra pómez terminan siendo excelentes casas a la deriva para los organismos marinos, ayudándolos a extenderse… La piedra pómez en erupción significa que este volcán hace erupción de magma con alto contenido de sílice como riolita “.

La imagen muestra la balsa de piedra pómez y la compara en extension con Manhattan. Joshua Stevens/Observatorio de la Tierra/NASA

Si bien algunos medios de comunicación lo consideran como una posible respuesta para salvar a los corales muertos o moribundos de la Gran Barrera de Coral frente a las costas de Australia, esta no es una respuesta a la batalla de los arrecifes de coral contra el calentamiento de las aguas a medida que aumentan las temperaturas oceánicas globales.

“No”, dijo Mark Eakin, director de Coral Reef Watch, un programa que monitorea los sistemas globales de arrecifes de coral. “La piedra pómez flotante no va a salvar la Gran Barrera de Coral. Es así de simple”.

El coral es un solo animal formado por cientos o miles de pequeñas criaturas llamadas pólipos. Las algas microscópicas viven dentro del tejido del coral y proporcionan a los corales su color y aproximadamente el 90 por ciento de la energía que necesitan para crecer.

Pero estas algas, llamadas zooxantelas, son extremadamente sensibles a la temperatura del agua circundante. Una diferencia de incluso 1 C de calentamiento puede hacer que las algas abandonen el coral, dejando solo el esqueleto, lo que se llama un evento de blanqueamiento. Eso no significa que el coral esté muerto, pero con el tiempo, porque es más susceptible a las enfermedades, puede morir.

La idea equivocada que algunos medios de comunicación han perpetuado es que algunas de las larvas de algas, u otra vida marina, pueden engancharse a algo como piedra pómez y luego depositarse en el coral, lo que podría ayudar a revivirlo.

En 2016 y 2017, las olas de calor marinas causadas por el cambio climático provocaron un blanqueamiento masivo, que mató a aproximadamente la mitad de los corales en la Gran Barrera de Coral, junto con muchos otros en todo el mundo.

Con información de CBC.ca , Observatorio de la Tierra de NASA y CNN