Suma 14 masacres del narco durante el gobierno de AMLO, con un saldo de 135 muertos

Durante los primeros nueve meses de Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador hubo al menos 14 masacres en nueve entidades federativas
Suma 14 masacres del narco durante el gobierno de AMLO, con un saldo de 135 muertos
Venganza del CJNG tras detencion de jefe de plaza en Minatitlan
Foto: Twitter: @ValorXTamauIipa

MÉXICO .- En los últimos nueve meses hubo 14 masacres que conmocionaron a México. Los atentados –que dejaron un saldo de 123 muertos y 35 heridos– ocurrieron en un contexto de violencia que implicó 19 mil 642 homicidios dolosos entre diciembre de 2018 y julio de 2019, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

En marzo, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) lamentó el asesinato de 16 personas en Salamanca, Guanajuato. Entonces refirió que lo que “más duele” son las agresiones en que “pierden la vida inocentes” y que por ello, su administración luchará para “pacificar” al país.

Cinco meses y medio más tarde, AMLO deploró el asesinato de 26 personas en Coatzacoalcos, Veracruz, donde un comando masacró a la concurrencia de un bar nocturno. El primer mandatario condenó que la delincuencia organizada actuara de tal manera y dijo que la violencia que hoy en día vive el país, es el “fruto podrido” de simulaciones y corrupción que “se dejó crecer muchísimo”, pero que “con el tiempo” logrará ser reducida.

Las cifras del SESNSP indican que durante los primeros ocho meses de gobierno de López Obrador, la incidencia de homicidios dolosos aumentó en 3.22 por ciento real a nivel nacional. Asimismo, los datos indican que la tasa de asesinatos intencionales por cada 100 mil habitantes (13.56 en enero-julio de 2019) es la más alta en los últimos 19 años y 2.22 por ciento superior a la tasa registrada en los primeros siete meses de 2018 (13.27).

Ante la situación de violencia en todo el territorio nacional, el Gobierno federal ha implementado medidas de primer impacto –más allá de programas sociales y reformas de ley– como el despliegue de la Guardia Nacional y las reuniones diarias del Presidente con su Gabinete de Seguridad.

El 28 de abril de este año, la Guardia Nacional comenzó a operar en Ciudad de México y Veracruz. Dos meses después, el 30 de junio, AMLO anunció el despliegue de 70 mil elementos en 150 regiones del país, con la excepción de dos entidades federativas, Baja California Sur y Querétaro, en que la Guardia operaría hasta la segunda etapa de implementación (en julio y septiembre, respectivamente).

Después de la masacre del 19 de abril de este año en Minatitlán, Veracruz, el Gobierno de AMLO decidió iniciar operaciones en aquella localidad, así como en los municipios veracruzanos de Coatzacoalcos y Cosoleacaque. Sin embargo, aún con el despliegue de más de 1 mil 059 elementos, el pasado 27 de agosto 26 personas fueron acribilladas en Coatzacoalcos, en que una tragedia de tal magnitud no se repetía desde abril de 2016, cuando la planta de Petróleos Mexicanos (Pemex) Clorados III estalló, dejando como resultado 23 personas fallecidas.

MASACRES EN MÉXICO

Una masacre implica una “matanza de personas, por lo general indefensas, producida por ataque armado o causa parecida”, refiere la definición de la Real Academia Española.

En los últimos nueve meses, entre el 1 de diciembre de 2018 y el 28 de agosto, México se conmocionó por 14 masacres que se hicieron evidentes desde el primer día de gobierno del Presidente AMLO.

A las cero horas del 1 de diciembre del año pasado, seis hombres fueron asesinados a balazos en el interior de un departamento ubicado en el municipio de Guadalajara, Jalisco. Las autoridades desconocieron los motivos del exabrupto y no hubo detenidos, aunque hubo presunción de un ajuste de cuentas del crimen organizado.

Un mes más tarde, el 6 de enero de 2019, siete personas fueron abatidas en el bar “Las Virginias”. De acuerdo con la Fiscalía del Estado de Quintana Roo, la matanza de Playa del Carmen –el segundo después de la balacera en el “Blue Parrot” del 16 de enero de 2017– tuvo como causa un enfrentamiento entre grupos de tráfico de drogas a baja escala. En esa ocasión, las autoridades locales apresaron a “varias personas, ente ellos los dos autores materiales de los siete homicidios acontecidos en un bar del municipio Solidaridad”, refiere un comunicado de la Fiscalía.

Durante febrero de este año, también hubo dos matanzas en Guanajuato y Ciudad de México. El día 5, cuatro personas vinculadas con el robo de combustible fueron baleadas en la localidad de Valle de Santiago, por presuntos integrantes del cártel Santa Rosa de Lima. Y el día 18, seis personas fueron asesinadas y otras tres resultaron heridas, luego de una balacera en la delegación capitalina de Iztapalapa.

Tamaulipas y Guanajuato asimismo fueron los escenarios de dos masacres ocurridas en marzo de 2019.

El día 2, un grupo armado asesinó a cuatro personas e hirió a 10 más en Ciudad Victoria, por un supuesto ajuste de cuentas entre integrantes del crimen organizado, durante la celebración de un cumpleaños. Una semana después, el día 9, la ciudad guanajuatense de Salamanca atestiguó el homicidio de 16 personas que se encontraban al interior del bar “Las Playas”. El ataque en que tres individuos también resultaron heridos ocurrió en la localidad en que apareció (enero de 2019) una manta con amenazas al Presidente López Obrador, por los operativos en contra del huachicoleo en Guanajuato.

Hasta julio de este año, en la Ciudad de México, Guanajuato, Jalisco, Quintana Roo y Tamaulipas ocurrieron 4 mil 513 homicidios dolosos, de acuerdo con cifras del SESNSP. En ese mismo periodo, Tamaulipas y la capital del país tuvieron tasas de homicidio doloso por cada 100 mil habitantes (10.88 y 10.08, respectivamente) inferiores al promedio nacional (14.28), mientras que Guanajuato, Quintana Roo y Jalisco tuvieron niveles superiores a la media (25.40, 23.90 y 15.04 cada uno).

Después de las masacres en estos cinco estados de la República, ocurrió la masacre de Minatitlán, Veracruz, en que 14 personas –incluido un bebé de un año de edad– perdieron la vida. El 19 de abril de 2019, un comando irrumpió en un comercio local (“Los Potros”) y baleó a un grupo de personas que festejaban un cumpleaños. Las autoridades locales determinaron que se trató de un tiroteo vinculado con la guerra de territorios entre el cártel de Jalisco Nueva Generación y Los Zetas.

En esta misma entidad, el 27 de agosto de 2019, un grupo de hombres armados con armas cortas y largas atacó el bar “Caballo Blanco”, ubicado en la localidad de Coatzacoalcos. La matanza de aquella noche –en que hubo 26 asesinados y 11 personas heridas– habría sido perpetrada por individuos que según Andrés Manuel López Obrador, ya habían sido detenidas en julio de este año, pero puestas en libertad posteriormente.

Veracruz y Guanajuato no son las únicas entidades federativas en que ocurrió más de una matanza relacionada con actividades del crimen organizado, en los últimos nueve meses.

El 31 de agosto, casi ocho meses después de la balacera en el bar de “las Virginias” de Playa del Carmen, Quintana Roo volvió a ser el escenario de una carnicería en la localidad de Limones, que cobró la vida de ocho individuos y dejó un saldo de dos personas lesionadas.

Asimismo en Ciudad Juárez, Chihuahua, hubo al menos tres masacres que dejaron un saldo de 19 muertos en dos meses de 2019.

La primera sucedió el 3 de mayo durante una fiesta en la colonia Riberas del Bravo, donde cinco personas fueron acribilladas. La segunda ocurrió el 2 de agosto y cobró la vida de 11 jóvenes en la colonia Pradera de los Oasis, culminó con la detención de ocho criminales y fue causada por un supuesto acto de venganza entre los grupos delictivos de los “Aztecas” y “Artistas Asesinos”. La tercera sucedió el 26 de agosto en la colonia Riberas del Bravo, cobró la vida de tres menores de edad (de cuatro, 13 y 14 años de edad) y habría sido perpetrada por el grupo “Los Mexicles”, un brazo armado del cártel de Sinaloa.

De acuerdo con el SESNSP, Chihuahua es la tercera entidad federativa con la tasa de homicidios dolosos (33.68 por cada 100 mil habitantes) más alta a nivel nacional. Entre enero y julio de este año, en el estado en que radican casi 3.8 millones de personas hubo 1 mil 268 asesinatos intencionales.

El resto de las 14 matanzas que conmocionaron al país en los últimos meses ocurrió en el Estado de México y Guerrero.

El 25 de mayo, en la localidad mexiquense de Coacalco, una fiesta de estudiantes se convirtió en el escenario de cinco asesinatos producidos por un acto de venganza. Y el 21 de julio, una balacera en el “Mr. Bar” de Acapulco causó la muerte de ocho individuos y dejó a seis personas lesionadas. El exabrupto habría sido un ajuste de cuentas entre el Cártel Independiente de Acapulco y el Cártel La Empresa.

HOMICIDIO EN LOS ESTADOS

Colima, Baja California, Chihuahua, Guerrero y Morelos son las entidades federativas con mayores índices de homicidios doloso por cada 100 mil habitantes, con tasas respectivas de 48.52, 42.61, 33.68 y 25.96 (en los últimos dos casos), de acuerdo con cifras del SESNSP y del Consejo Nacional de Población (Conato). Hasta julio de este año, en estos estados ocurrieron 4 mil 639 asesinatos intencionales.

En contraste, Querétaro (4.64), Coahuila (4.47), Aguascalientes (3.67), Campeche (3.56) y Yucatán (0.81) son las entidades con los menores índices de homicidios dolosos. En siete meses de 2019, los cinco estados registraron un total de 351 asesinatos intencionales.

Las cifras analizadas por la Unidad de Datos de SinEmbargo también indican que hay 20 entidades federativas –Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, Chiapas, Ciudad de México, Coahuila, Durango, Hidalgo, Estado de México, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Yucatán– cuya tasa de homicidios dolosos es inferior al promedio nacional (14.28).

Entre los estados que superan la media –además de Baja California, Chihuahua, Colima, Guerrero y Morelos– están Guanajuato (25.40), Quintana Roo (23.09), Zacatecas (17.95), Sonora (17.68), Michoacán (16.88), Jalisco (15.04) y Sinaloa (14.82). En estas siete entidades federativas hubo 5 mil 316 homicidios dolosos entre enero y julio de 2019.

No obstante, los estados con más homicidios dolosos fueron Guanajuato (1 mil 568 casos), Edomex (1 mil 530 casos), Baja California (1 mil 525 casos), Chihuahua (1 mil 268 casos), Jalisco (1 mil 252 casos), Guerrero (946 casos) y la Ciudad de México (910 casos).

En cambio, Nayarit (98), Durango (91), Tlaxcala (91), Aguascalientes (52), Baja California Sur (47), Campeche (35) y Yucatán (18) tuvieron el menor número de casos de homicidios dolosos, entre los 32 estados de la República Mexicana.