EEUU creó 130,000 trabajos en agosto, menos de lo esperado

El mercado laboral se desacelera pero la tasa de desempleo se mantiene en el 3.7%
EEUU creó 130,000 trabajos en agosto, menos de lo esperado
El sector servicios, en general, sigue demandando empleo frente al estancamiento de los sectores fabriles y de construcción./Archivo
Foto: Justin Sullivan/Getty Images

Las contrataciones temporales del Gobierno, el sector de la salud, las actividades financieras y los servicios profesionales han sido el motor de la creación de empleo en agosto.

El mes pasado, y según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales, BLS, se crearon 130,000 empleos netos en EEUU, una cifra que está por debajo de lo esperado por los analistas y además asienta la tendencia de desaceleración en el mercado laboral con respecto al año anterior.

Los economistas usaron palabras como “modesto”, “moderado” y “más débil de lo esperado” para calificar el avance.

La tasa de desempleo se mantiene en mínimos, el 3.7%, y en el caso de la población hispana la desocupación afecta al 4.2%.

El BLS revisó a la baja la creación de empleo en los dos meses anteriores eliminando 20,000 empleos de las estadísticas iniciales. Tras estos nuevos cálculos se han creado 150,000 empleos nuevos como media mensual en los últimos tres. Son cifras que contrastan con los más de 200,000 trabajos netos mensuales del año anterior.

Y buena parte de ese crecimiento en agosto se debe a un dato puntual que no tiene que ver con la marcha del sector privado.

En agosto se contrataron 25,000 empleos para la elaboración decenial del Censo. Son trabajos del sector público que son temporales. Eliminada la contratación hecha por los gobiernos (la regular y la excepcional del Censo), el sector privado ha aportado unos 96,000 nuevos empleos.

Es algo que constata el momento de incertidumbre generada por la guerra comercial lanzada por la Casa Blanca y posiblemente por el fin de un ciclo de crecimiento que está acosado no solo por esta crítica y criticada confrontación sino por una desaceleración de la economía global. En un mundo tan integrado económicamente a la economía de EEUU le perjudica la debilidad del resto del mundo.

Así las cosas, el sector manufacturero (que ha registrado la primera contracción según el ISM en agosto), transporte y construcción apenas añadieron personal a sus plantillas. El crecimiento en estas áreas se ha moderado a lo largo de este año comparado con 2018. El sector relacionado con la minería, una de las principales preocupaciones del actual Gobierno, y las ventas al por menor destruyeron empleo.

Los salarios, que ha sido el talón de Aquiles de la recuperación laboral, han subido y mantienen el crecimiento interanual (de agosto a agosto) en el 3.2%. En términos reales, una vez eliminado el efecto de resta de inflación o subida de precios, la subida es mucho menor. La inflación general fue del +1.8% en julio (+2.2% la subyacente que es menos menos volátil porque se eliminan los costos de alimentos y energía). Esa es la razón por la que no se percibe una sustancial mejora salarial.