La diversidad importa

La diversidad importa
Licett Morillo en la pasarela del show de Versace en la Semana de la Moda de Milán, Italia.
Foto: Shutterstock

La edición de septiembre de Vogue destacando a las modelos dominicanas Licett Morillo, Manuela Sánchez, Annibelis Báez y Ambar Cristal es una ocasión trascendental para la comunidad afrolatinx, especialmente para las mujeres dominicanas. Debido al estándar de belleza comúnmente blanqueado, creado por una industria que carece de diversidad e inclusión, a las mujeres de color a menudo se les anima a minimizar y no abrazar su belleza natural porque tienen miedo o vergüenza de lo que otros puedan pensar de su cabello rizado natural, sus cejas naturales, el grosor o delgadez de sus cuerpos, e incluso el color de su piel. Este es un período transformador en nuestra cultura, y debemos abrazar la diversidad y la inclusión en todas las industrias mientras celebramos la riqueza de nuestra cultura, herencia e identidades dominicanas.

Elogio a las cuatro modelos dominicanas negras: Licett Morillo, que proviene de una familia muy humilde, es una de diez hermanos y trabajó anteriormente para Plastics Factory. Licett es la primera modelo de color que cerró la pasarela de Dior el verano pasado. Manuela Sánchez, quien también proviene de un hogar humilde en El Café (Herrera). Annibelis Báez, quien ahora trabaja para una agencia con sede en París, Londres y Barcelona. Ambar Cristal, quien viene del país, específicamente del sur marginado de la República Dominicana y que acaba de abrir un desfile para Louis Vuitton, lo que la convierte en la primera dominicana y la segunda mujer negra en alcanzar este logro.

Estas cuatro mujeres increíbles consiguieron estos logros notables, rompiendo barreras en la industria de la belleza después de no considerarse a sí mismas como hermosas. Como una prueba más de que lo que vemos importa, cada una de ellas pensó que se veía muy diferente a la “belleza estándar”. Su piel morena y su cabello natural (sí, el cabello rizado ‘pelo malo’ por el que fueron acosadas y objeto de burlas en la escuela y los alrededores de sus vecindarios, el mismo cabello que a la mayoría de las afrolatinas se les dice que deben alisarse para conseguir un trabajo o incluso una entrevista) es lo que las hace hermosas, orgullosas de lo que son y únicas.

Gracias, Vogue, por esta oportunidad excepcional de abrazar el hermoso matrimonio de nuestra herencia racial como afro y latino, y los esfuerzos como comunidad para abrazar nuestras identidades culturales. Todos podrán ver estas cuatro modelos afro-dominicanas en la edición de septiembre de Vogue México y América Latina, que se considera el tema más importante para las revistas de moda. Momentos como este son especiales y deben reconocerse especialmente teniendo en cuenta que el año pasado, solo cinco de las 12 portadas nacionales de Vogue presentaban una modelo no blanca.

Las generaciones más jóvenes tendrán figuras afro-dominicanas a las que admirar, no solo modelos de moda, sino cantantes como Amara La Negra, que ha luchado mucho con su color de piel, cabello natural y tipo de cuerpo natural en la industria de la música, actrices como Zoe Saldaña, jugadores de béisbol como Pedro Martínez y otros.

Pasar por un proceso de aceptación y desarrollar la autoestima para proyectar la imagen de seguridad no es un problema particular de estas cuatro mujeres, afecta a todas las personas de color y en todas las industrias. Si bien hemos progresado, todavía tenemos mucho trabajo por hacer para eliminar el racismo en los deportes, el entretenimiento, la educación, la tecnología, los negocios y la salud -todas las industrias, todos los campos- si realmente queremos hacer una diferencia.

-Adriano Espaillat es congresista por el Distrito 13 de Nueva York