Raúl González sobre su regreso a ‘Despierta América’: “Cuando dejas de tener algo es cuando más valor le das”

"Cuando te caes, tocas fondo, te levantas, empiezas a darle valor a las oportunidades"
Raúl González sobre su regreso a ‘Despierta América’: “Cuando dejas de tener algo es cuando más valor le das”
Raúl González y Francisca Lachapel
Foto: Cortesía Despierta América

Hace una semana te contamos que, después de 5 años fuera de Univision, Raúl González regresaba a ‘Despierta América’ en su puesto de co-presentador, el mismo que ejerció durante 13 años antes de irse a Telemundo.

Ahora, en exclusiva, el presentador, actor y empresario venezolano habla de la intimidad de su regreso, se emociona hasta las lágrimas al hablar de cómo el público lo rescató de lo que el define “dos años muy duros”, le contesta a los ejecutivos que creen que la televisión y los talentos como él están pasados de moda y revela el sueño por el que va ahora, luego de haber cumplido el de regresar a ‘Despierta América’.

Pregunta: Durante 13 años presentaste ‘Despierta América’, te fuiste, y desde hace dos regresaste en visitas esporádicas hasta que vuelves a tu puesto, ¿cómo se sienten internamente esos cambios?
Raúl González: Es como irte a vivir a un país 5 años y regresar… Yo siento que todo está igual, mi relación con Karla (Martínez), con Alan (Tacher), que fue con quien menos trabajé en tiempo, conocí a Francisca (Lachapel) afuera, hay mucho de los productores que tienen 22 años ahí, lo que sí creo que puede cambiar un poco es bajo el paraguas que está ahora el show, que es el departamento de noticias… Veo que hay mucho más presupuesto por la manera que se maneja noticias de hacer mucho más en vivos de 7 a 8 de la mañana, de tener un poco más de recursos en ese aspecto, pero de resto sigue siendo la familia.

Raúl González
Raúl González

P: ¿Cómo es volver a casa?
R.G.: Sentirte bien. Cuando yo me fui Karla me dijo mirándome a los ojos: “Tú vas a regresar”…Había una política, hace mucho tiempo, que era que el que se va no regresa. Y que me hayan dado esta oportunidad es importante.

P: Marcas la historia de la televisión por esto mismo: el que se va no regresa y si lo hace no al mismo puesto, ¿qué se siente ser el primero que consigue romper con eso?
R.G.: Felicidad, a mis 47 años estoy demasiado claro, hoy en día necesito muy pocas cosas para ser feliz y entre esas las que me faltaban era mi trabajo. Recientemente le decía a mis padres, más allá del ego y espero que la gente lo entienda: manejo el carro que me gusta, porque lo he trabajado, quiero un espacio en mi vida personal donde esté tranquilo, y quiero trabajar en lo que me gusta, a mí me hacía mucha falta estar en la televisión, porque estaba haciendo radio, teatro, estaba comunicando, pero cada vez que venía a ‘Despierta América’, yo sentía que eso me hacía mucha falta. Hoy en día estoy pleno.

P: ¿Cómo reaccionaron tus compañeros? ¿hubo celos, reclamos, miradas de costado pensando que llegabas a quitarles el puesto?
R.G.: No, porque ellos están bien claros en su nivel. Esto no estaba en los planes de nadie que sucediera, es cuando yo digo que no hay una sola hoja de un árbol que no se mueve o no se caiga sin la voluntad de Dios. Cuando las cosas van a pasar es porque tiene que pasar, Carlitos Calderón desafortunadamente sufre lo del pie y tiene que entrar en un reposo constante, ahí era una pieza que hacía falta. Luego Anita toma la decisión de hacer ‘Enamorándonos’, Alan se iba de vacaciones, Karlita se iba de vacaciones, y a mí me invitaban… De la noche a la mañana me dicen: “Se abrió este espacio, ¿quieres venir?”… Este es un programa de 4 horas y necesitamos apoyo, cada quien sabe lo que aporta, lo que puede dar. Yo he desarrollado una relación con Alan que antes no tenía, hoy estamos haciendo ejercicio juntos, todo está fluyendo con paz, como tiene que ser.

Raúl González en 'Despierta América'
Raúl González en ‘Despierta América’

P: Cuando anunciaron tu regreso dijiste al aire: “He pasado dos años muy duros”… ¿A qué te referías?
R.G.: A no hacer lo que te gusta, a extrañar. Luz María Doria, la productora ejecutiva, me dijo: “Al tiempo que tú te fuiste yo entendí que tú querías lograr tu sueño”…. No me canso de decirlo, yo sabía que en aquel momento era una decisión que tenía que tomar, para crecer, atreverme, lo hice, los resultados no fueron los que se esperaban en ningún momento pero lo hice. Un día te despiertas y te das cuenta que de hacer 17 años televisión corrido no lo estás haciendo más, y en esa época tenía 42 años…Va pasando el tiempo y fue ver qué voy a hacer, y busqué la reinvención, hice la radio, el teatro, doblaje, pero me hacía falta la televisión y la gente en la calle me decía, ”Y cuándo regresas, cuándo vuelves”… Cuando dejas de tener algo es cuando más valor le das. Yo amo la televisión, amo comunicar, quiero ser un instrumento para entretener a la gente.

P: El Raúl de hoy si viajara en el tiempo 5 años atrás, ¿se hubiera ido igual de Univision?
R.G.: Sí, lo que pasa es que es la perspectiva de cómo lo haces, hoy creo que valoro mucho más, sobre todo por como está la industria, creo que estudiaría un poco más la decisión, yo me sigo atreviendo, me sigo preparando, firmé mi contrato y comienzo mis clases de inglés y baile otra vez.

P: En la era de las plataformas hay quienes dicen que la televisión murió, y aunque esté comprobado que el público sigue apostando a la TV, hay ejecutivos que insinúan que talentos de tanto alcance como tú pasaron de moda, ¿qué les dices?
R.G.: Que salgan a la calle, que se sienten con el público, que hablen con la gente, que vayan a los lugares a que nosotros vamos. Yo tuve la oportunidad de estar en una gira con ‘Despierta América’, donde fui a New York y en San Antonio, la gente está necesitada, la televisión sí pasó por una transformación pero hay un público allí que quiere seguir viendo lo que le gusta, yo recibí regalos, manualidades, como siempre, como antes. Con el estreno de ‘La Usurpadora’ hubo un récord de rating, la gente está deseando un buen contenido. En el caso nuestro, que le prestemos un servicio, que en el caso nuestro nos conectemos con las nuevas generaciones, pero la televisión es compañía, es cercanía, tiene que generar emociones, la sientes. Las redes sociales son claves en un mundo de inmediatez como se vive ahora, pero mi mamá no tiene Facebook, hay señoras que no tienen Instagram. Hay que contar historias, y con todo el respeto de los ejecutivos, yo les digo que salgan a la calle y le pregunten a la gente qué quieren, qué necesitan y yo creo que esto es cíclico, estamos regresando a lo bueno.

P: Hace un poco más de un año, en una entrevista en donde anunciabas el estreno de su musical, ‘Visa Para Un Sueño’, te pregunté cuál era el sueño que te faltaba y me diste dos: volver a ‘Despierta América’ y el segundo hacer ‘Broadway’, el primer ya lo cumpliste…
R.G.: Antes de los 51 años, yo tengo un pie en Broadway, me estoy enfocando en eso y creo que será un día muy importante en mi vida, porque más allá de la cursilería, los sueños y las metas sí se logran y se hacen realidad.

Raúl González en Broadway

P: ¿Qué significa Broadway y por qué tienes ese sueño?
R.G.: Porque el teatro musical fue la primera conexión que yo tuve con el mundo del entretenimiento, y no sé por qué, como la televisión está en mi sangre. Yo fui a New York a hacer el show y me fui a ver 4 obras, yo lloro de la emoción, nadie entiende esa pasión, pero ahí está, y yo he visto pasar a Lin Manuel Miranda, los Estefan con ‘On Your Feet’, Sergio Trujillo, el coreógrafo colombiano que acaba de ganarse un Tonny.

P: Cierras los ojos y te ves parado en un escenario de Broadway con un público delante…
R.G.: Una vez lo hice porque lo pagué, hace seis años en un cumpleaños, fui a ver ‘Aladdin’, y se pagaba a una fundación para poder subir, y me subí… Fue impresionante, es lo mismo que me sucede cuando entro a un estudio de televisión, cuando haces lo que amas.

P: Hablas de que tu regreso fue porque se abrió un espacio, sin embargo la gente en las redes sociales no dejaba de pedirle al show que volvieras, ¿qué le dices a ese público?
R.G.: Gracias… Infinitas (se pone a llorar) porque al final tu trabajas para ellos, y este es un mundo plástico, de egos, pero cuando te caes, tocas fondo, te levantas, empiezas a darle valor a las oportunidades. Tengo un ejercito de ángeles que me ayuda, pero aquí el elemento final es para quién trabajas, y siempre te van apoyar vayas donde vayas. Quiero agradecer en especial a Luz María Doria, ha sido para mí clave, su lucha, su temperamento, sus ganas de darme la oportunidad.

P: Dicen por ahí que no fue el público, ni tu jefa, ni el espacio lo que te llevo de regreso a ‘Despierta América’, sino Doña Meche, ¿es cierto?
R.G.: Doña Meche es amada por muchos, odiada por otros, lo que ella genera es impresionante, nunca he podido dejar de ser su manager, ni zafarme de ella porque a donde voy, después de preguntar “¿cómo estás?”, es “y ¿dónde dejaste a Meche?”… Respetando la magia, creo que es una sombra que siempre estará ahí y la tengo que cuidar porque muchas veces a la gente se le olvida que hay un Raúl, pero sin duda alguna tiene una magia muy grande, no tienen filtro y creo que se atreve a decir cosas que Raúl no se atreve a decir.