Excompañeros del abogado de Trump, Rudy Giuliani, creen que cometió crímenes por trama ucraniana

La sospechosa llamada del presidente de EEUU a su homólogo en Ucrania "pica y se extiende"

Excompañeros del abogado de Trump, Rudy Giuliani, creen que cometió crímenes por trama ucraniana
Rudolph Giuliani era conocido como "el fiscal de hierro".
Foto: EFE

Rudy Giuliani, el abogado personal de Donald Trump, es una de las personas que acabaron en el centro de una gran tormenta política que involucra actualmente al presidente de Estados Unidos. Un viaje que el letrado hizo a España este verano podría representar uno de sus encargos recientes que más dolores de cabeza podría costarle.

El nuevo escándalo que embistió a Trump estalló después de que un informante anónimo denunciara en una queja dirigida al Congreso que el presidente intentó presionar a su homólogo de Ucrania para que este lo ayudara con un plan para investigar a Joe Biden, político demócrata y actualmente destacado rival político. Giuliani, quien fue alcalde de Nueva York entre 1994 y 2001, tuvo un papel clave en esta maniobra política, según el denunciante.

Mientras que la Cámara de Representantes la mayoría demócrata abrió una investigación de juicio político contra el mandatario para averiguar si abusó de su poder, seis abogados que trabajaron con Giuliani en el Departamento de Justicia, donde el actual abogado personal del presidente cubrió distintos cargos, aseguraron a NBC News que creen que el letrado, una de las personas más cercanas a Trump, cometió crímenes en esas circunstancias.

En su viaje de finales de julio a la capital del país ibérico, Giuliani se reunió con un asesor de Volodymyr Zelenskiy, el presidente ucraniano, según el informante. El encuentro se produjo un día después de que Trump llamara a su homólogo para pedirle que investigara a Biden y su hijo Hunter, involucrado en negocios en el país eslavo, por posibles actos de corrupción. Y la misión servía supuestamente para afianzar ese plan.

“Ciertamente, este no es el Giuliani que conozco”, afirmó a NBC Jeffrey Harris, quien trabajó como asistente principal de Giuliani cuando estaba en el Departamento de Justicia durante la administración del presidente Ronald Reagan. “Creo que el Giuliani que conozco pondría bajo juicio al Giuliani de hoy”.

El excompañero del abogado de Trump, que ahora ejerce la profesión privadamente, agregó que el Gobierno de EEUU tiene “todo un aparato” que está configurado para tratar con funcionarios extranjeros. “Y Rudy Giuliani no es uno de ellos”, dijo.

La queja del informante anónimo asegura que el abogado también tuvo otros contactos con oficiales ucranianos. “Si esto se considerara como uso de recursos del Gobierno para beneficio propio, esta conducta estaría asociada a una serie de delitos.”.

NBC contactó en total a siete ex colegas de Giuliani. Uno no contestó, pero todos los demás coincidieron en no defender su conducta. E indicaron una serie de delitos que podría haber cometido, desde la violación de leyes electorales federales hasta el soborno y la extorsión.

Bruce Fein, quien trabajó en el Departamento de Justicia con Giuliani a principios de la década de 1980, dijo que cree que Giuliani podría ser procesado por violar las leyes federales de elecciones si se demuestra que intentó influir en la campaña de las presidenciales de 2020, en las que Biden quiere postularse como adversario a Trump.

“Las leyes electorales federales hacen que sea ilegal solicitar algo de valor de un Gobierno o ciudadanos extranjeros para influir en el resultado de una elección”, sostuvo. Fein dijo que Giuliani también podría exponerse a cargos por soborno ya que Trump supuestamente retuvo fondos militares para presionar a Ucrania. “Si Giuliani estuviera al tanto de eso, podría ser cómplice de Trump al conspirar para solicitar un soborno”, dijo.

Daniel Richman, quien trabajó con Giuliani en la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos en Manhattan a fines de la década de 1980, dijo que necesitaba ver más evidencia antes de tomar una determinación concluyente. Pero estuvo de acuerdo en que un esfuerzo por ayudar en un complot para retener fondos de una potencia extranjera a cambio de un favor personal o político podría exponer al abogado de Trump a cargos criminales que podrían ir del fraude a la extorsión.

Otros ex fiscales que trabajaron con Giuliani plantearon la cuestión de que aparentemente influyó en la política exterior estadounidense, lo que podría suponer violación de la antigua Ley Logan, aprobada en 1799, que prohíbe a los ciudadanos privados negociar con un gobierno extranjero en nombre de los EEUU.

GIULIANI NIEGA

Giuliani calificó estas opiniones de “tonterías”. “No saben de qué están hablando. ¿Qué crímenes?”. También dijo que no pudo haber sobornado a nadie porque no ofreció nada de valor a los ucranianos. “¿Son estos tipos abogados o son imbéciles?”, preguntó en referencia a sus excompañeros, antes de negar que haya ejercido algún tipo de influencia en las elecciones.

El exfiscal federal John Flannery, que trabajó con él a mediados de la década de los setenta, dijo que estaba desconcertado por lo que describió como un flagrante abuso de la ley por su parte.

“Se ha puesto en una posición de ayudar e incitar, y tal vez dar comienzo, a un intercambio de favores con un gobierno extranjero para una campaña política estadounidense a instancias del propio candidato”, dijo Flannery. “Ninguno de los dos lo niega, y de hecho lo están profusamente, repetidamente y dolorosamente admitiendo”.

Flannery dijo que el Giuliani de hoy no se parece en nada al hombre con el que trabajó hace unos 40 años. “Es una sombra del que fue el mejor Rudy, y no el gran abogado que pensé que sería”.

La llamada de Trump a su homólogo ucraniano fue descalificada esta semana, y su contenido difundido en un resumen. También se difundió públicamente la queja del denunciante. Fuentes de la Casa Blanca aseguraron a algunos medios (CNN, The New York Times, The Associated Press) que la administración restringió la accesibilidad al contenido de las conversaciones entre Trump y los líderes de Rusia, Vladimir Putin, y la familia real de Arabia Saudí.

(Editado por Francesco Rodella con información de NBC)