Ser miembro de NYC Care significa tener un futuro junto a mi hija

Me vine a vivir a Nueva York desde la República Dominicana en el 2016 para acompañar a mi hija adolescente quien es ciudadana estadounidense y quien quería mudarse aquí para estar más cerca de su papá. El año anterior habíamos pasado por un momento angustiante cuando ella fue detenida por autoridades de inmigración al entrar al país para visitarlo durante unas vacaciones.

Esto, junto con sus ruegos por mudarnos a Nueva York y la pérdida de mi padre y de mi trabajo, me impulsaron a dejar a mi país. Sin embargo, mi motivación principal fue hacerla feliz y darle acceso a oportunidades en los Estados Unidos.

Desde ese entonces, mi estatus migratorio en esta ciudad me ha hecho las cosas difíciles. Tengo una maestría en administración de negocios y en mi país era contadora, pero aquí me ha tocado ser cajera, albañil, niñera y ama de llaves. Sin embargo, lo más difícil ha sido la falta de acceso a servicios médicos.

Algunos me consideran ñoña cuando se trata de mi salud porque me gusta mantenerme al día con mis citas médicas y mis exámenes de prevención. Mi doctor de familia en mi país era mi compradre y yo arrancaba a verlo por cualquier molestia. Cuando llegué aquí, me di cuenta de que el acceso a servicios de salud que yo pudiera pagar no iba a ser fácil. Pasé más de dos años sin poder ver a un doctor, a pesar de sufrir de un constante dolor de oído y de preocuparme por mi salud como mujer.

Esta fue mi vida hasta que aprendí sobre NYC Care, un programa de acceso a cuidado de la salud que ofrece la red de hospitales y clínicas públicas de la ciudad. NYC Care es de bajo costo o gratis para aquellos que no pueden pagar o no son elegibles para un seguro médico – como personas indocumentadas como yo.

Hacerme miembro del programa fue fácil. Después de llamar a un número telefónico, hice una cita con un consejero financiero y traje los documentos necesarios: prueba de ingresos y de vivir en la ciudad por al menos seis meses. Nadie me preguntó por mi estatus migratorio y toda mi información la mantienen privada y confidencial.

Al final de mi cita, me dijeron que ya era miembro de NYC Care e inmediatamente hice una cita con un médico de cabecera en el centro de salud Gotham Health/Morrisania de NYC Health + Hospitals.

Luego, tuve una cita con un ginecólogo, y ya pronto voy a poder hacer mi primera mamografía. La semana que viene por fin veré un otorrinolaringólogo. ¡Pasé de no tener ningún servicio de salud por dos años a tenerlos todos en solo unos pocos días!

Yo creo que la salud es el tesoro más importante. Ser miembro de NYC Care significa para mí poder ver a mi hija crecer en esta ciudad como una mujer productiva.

Para aquellos que son indocumentados o de bajos recursos y no tienen acceso a cuidado médico, sepan que no deben vivir con miedo y que hay ayuda disponible. Por eso, les insto a inscribirse en NYC Care hoy.

Carmen R. es residente de el Bronx y miembro de NYC Care ((nyccare.nyc, 1-646-NYC-CARE). No hemos usado su nombre real para proteger su identidad y privacidad.