5 claves sobre las investigaciones para juicio político a Trump

El presidente acusa la afrenta como una "cacería de brujas"
5 claves sobre las investigaciones para juicio político a Trump
El presidente Trump podría enfrentar un juicio político.
Foto: Chip Somodevilla/Getty Images

La semana pasada se hizo oficial: las investigaciones para un posible juicio político al presidente Donald Trump fueron formalizadas por los demócratas, liderador por Nancy Pelosi, en la Casa de Representantes. Los republicanos votaron en contra, aunque no tienen una ruta clara de cómo defender al mandatario.

El presidente Trump califica el proceso de una “cacería de brujas”, tal como lo hizo con las investigaciones sobre la intervención de Rusia en las elecciones de 2016 y ha endurecido su postura contra Pelosi, al pedirle que se dedique a atender asuntos relacionados con su Distrito electoral, en San Francisco, California, en lugar de andarlo investigando.

“Creo que Nancy Pelosi se ha vuelto loca y creo, francamente, que debería regresar a su hogar en San Francisco”, expresó el mandatario en conferencia afuera de la Casa Blanca el domingo.

A pesar de sus críticas, el proceso avanza en el Comité de Inteligencia, liderado por Adam Schiff. A continuación el contexto general para entender en qué momento se encuentra esta batalla política y legislativa.

1. La llamada.- El 25 de julio, el presidente Trump tuvo una llamada telefónica con su homólogo de Ucrania, Volodymyr Zelensky, a quien felicitó por su reciente elección, pero hizo una petición, “un favor”: reabrir una supuesta investigación contra Hunter Biden, hijo del exvicepresidente Joe Biden, por su relación con una empresa gasera de aquel país, además de determinar si el fiscal encargado de ese caso fue despedido ante la presión del exvicepresidente. La llamada fue escuchada por un selecto grupo del Consejo de Seguridad Nacional.

2. Petición y ofrecimiento.- Tras informarse que el presidente Trump pudo haber incurrido en alguna falta al pedir a un gobierno extranjero investigar a un ciudadano estadounidense, especialmente a un rival político camino a las elecciones 2020, el republicano negó haberlo hecho. Para demostrarlo pidió que se diera a conocer la transcripción de aquella conversación. Sin embargo, a pesar de que la reproducción publicada el 25 de septiembre por la Casa Blanca no era fiel, en ella se establece una petición de indagar al exvicepresidente Biden y a su hijo, además de que el presidente Trump ofrece colaboración a través de su abogado personal, Rudy Giuliani, y el fiscal general, William Barr.

3. Un informante.- Esta nueva batalla ante el Congreso comenzó cuando un informante anónimo alertó sobre los dichos del presidente Trump en aquella llamada. La identidad de esa persona sigue protegida y se descarta dar a conocer su nombre, pero The New York Times afirmó que se trata de un agente de la CIA que fue brevemente enviado a la Casa Blanca. El presidente Trump exige que diga de quién se trata. Mark Zaid, uno de los abogados del informante, pidió a los Comités de Inteligencia de la Cámara y del Senado proteger a su cliente.

4. Dos testigos clave.- De los testigos que han rendido testimonio a puerta cerrada ante los investigadores de la Cámara destacan dos: el embajador en funciones de Estados Unidos ante Ucrania, Bill Taylor, quien afirmó haber alertado sobre mensajes, donde en forma explícita se indica que los fondos para Ucrania estaban siendo retenidos por la Administración Trump hasta que el Kiev accediera a abrir una investigación que pudiera perjudicar a Biden y al Partido Demócrata. El otros es el teniente coronel Alexander Vindman, el principal experto en Ucrania del Consejo de Seguridad Nacional, quien dijo ante la Cámara que en la transcripción de la Casa Blanca de la llamada se omitieron palabras o frases cruciales, como el nombre de la compañía de energía que empleó Hunter Biden en su junta directiva, la cual es Burisma Holdings. El presidente Trump amagó dar a conocer información sobre Vindman, luego de ese testimonio.

5. Los siguientes pasos.- La aprobación en la Cámara de las investigaciones ayudaría a la Casa Blanca a colaborar, aunque expertos adelantan que no será fácil. El demócrata Schiff indicó que ahora el procedimiento permitirá audiencia abiertas, un abogado interrogará a los citados hasta por 45 minutos, los miembros del Comité podrán hacer preguntas posteriores y también se harán públicas las transcripciones de las declaraciones. Los primeros cambios se verán esta semana, cuando se den a conocer las transcripciones de las audiencias en privado. La intención de los demócratas es votar por un juicio político a mediados o finales de diciembre.