Nuevo comisionado del NYPD no tendrá el camino fácil

Reacciones encontradas sobre designación de Dermot Shea, quien tendrá que lidiar con nueva ola de protestas contra la policía y varios suicidios de oficiales

NUEVA YORK.- La designación del jefe de detectives Dermot Shea como nuevo comisionado de Policía de Nueva York no es vista con agrado entre líderes que vienen impulsando una reforma policial en la ciudad donde históricamente se han dado sonados casos de brutalidad, abuso de autoridad y falta de transparencia en las investigaciones en las que han estado vinculados negros, hispanos y de otras minorías.

Loyda Colón, portavoz de Comunidades Unidas para la Reforma Policial (CPR) criticó el legado del comisionado James O’Neill, a quien atribuyó radicalizar el modelo de vigilancia “broken windows” y expandir el secreto policial al negarse a divulgar los nombres de los oficiales implicados en muerte y palizas contra civiles.

“Al igual que el alcalde De Blasio, la Policía bajo O’Neill ha gastado recursos para oponerse a cada medida propuesta para determinar la responsabilidad policial, impulsando más bien operaciones de vigilancia sin precedentes, y negarse a disciplinar a la mayoría de los oficiales que participaron en conductas inapropiadas relacionadas con los asesinatos de Delrawn Small y Eric Garner”, dijo Colón.

La activista de la CPR, que es también codirectora del Comité de Justicia de la organización, añadió que con el nombramiento de Shea, se advierte que la Alcaldía no tiene la menor intención de hacer cambios en el NYPD.

Los retos que enfrentará

El nuevo comisionado que asumirá el 1 de diciembre no tendrá el camino fácil. A más del malestar que produjo en las filas del NYPD la reciente suspensión del oficial Daniel Pantaleo, el principal involucrado en la muerte del afroamericano Eric Garner,  tendrá que lidiar con la nueva ola de protestas contra la policía y una serie de suicidios de oficiales que han sacudido a la institución.

Shea, un hijo de inmigrantes irlandeses y con 28 años de servicio en el NYPD, es percibido como alguien que continuará las líneas trazadas por su predecesor. En eso coincide el presidente del Comité de  Seguridad Pública del Concejo, Donovan Richards.

“El nombramiento de Dermot Shea lo veo como una oportunidad perdida para poner a una persona de color en ese cargo. En eso estamos de acuerdo con otros concejales, no creo que impulse una reforma real dentro del NYPD”, precisó el concejal.

Atmósfera anti policial

En contraste, Pat Lynch, presidente de la Asociación de Benevolencia de la Policía se mostró complacido con la designación del reemplazante de O’Neill y dijo que espera “trabajar con el comisionado Shea para combatir la atmósfera anti policial actual”.

En ese tono también se pronunció la fiscal general de Nueva York, Letitia James.

“Bajo el liderazgo del comisionado O’Neill, la ciudad alcanzó tasas bajas récords de delitos graves y específicos para abordar muchos de los grandes desafíos que han existido por mucho tiempo entre la Policía y las comunidades a las que sirven. Le agradezco sus 36 años de servicio en Nueva York”.

James agregó que esperaba una relación productiva con el nuevo Comisionado Shea.

Oportunidad para minorías

Entretanto el concejal Ydanis Rodríguez instó al nuevo Comisionado a que continúe haciendo mejoras en las áreas que siguen siendo un desafío para los neoyorquinos.

“En una ciudad donde aproximadamente el 67% de la población son personas de color, es hora de que la policía de Nueva York cree más oportunidades para todos, incluidos en puestos de alta dirección y promueva oficiales afroamericanos, latinos y asiáticos”, comentó Rodríguez.

El concejal añadió que los ciudadanos quieren ver un nuevo liderazgo, que no criminalice la pobreza y que se centre en invertir en la creación de oportunidades de progreso para el éxito de los jóvenes.

Rendición de cuentas

Para Tina Luongo, de la Legal Aid Society, una vez más, la Administración De Blasio, no ha consultado a la comunidad sobre una decisión que afecta la vida de millones de neoyorquinos.

“La ciudad necesita un Comisionado que se dedique a la transparencia y la rendición de cuentas, que se comprometa con la participación de la comunidad y defienda las reformas ante la oposición de los sindicatos de policía y otros sectores que protegen al status quo”, expresó Luongo.

Según Lungo, bajo la supervisión de Shea, el NYPD ha ampliado la base de datos de pandillas para fichar a miles de hombres y mujeres negros y latinos, y ha codificado prácticas para recolectar subrepticiamente ADN a toda costa, incluso de esos que nunca han sido condenados o acusados ​​de un delito.

“Esto será más de lo mismo, y los neoyorquinos de comunidades de color, continuarán sufriendo por un Departamento de Policía que prioriza los arrestos y las convocatorias por encima de todo lo demás”.

El reverendo Al Sharpton manifestó que La Red de Acción Nacional y los líderes de derechos civiles de la ciudad de Nueva York están buscando una reunión inmediata con el nuevo comisionado del NYPD, para discutir las políticas policiales actuales en lo que respeta el tratamiento de las comunidades de las minorías.

“Esperamos que esté disponible para tener un diálogo abierto con nosotros y trabajemos juntos para ayudar a poner fin a las prácticas policiales ilegales”, dijo Sharpton.