Encuesta revela resultados alentadores entre beneficiarios de la MetroCard para pobres

El programa fue implementado por la Administración De Blasio en enero y busca dar cobertura de transporte con tarifas reducidas a miles de neoyorquinos de bajos ingresos
Encuesta revela resultados alentadores entre beneficiarios de la MetroCard para pobres
Los beneficiarios del programa Fair Fares ahora son más propensos a utilizar el tránsito para llegar a citas médicas y de servicios sociales. 

NUEVA YORK.- Unos 89,000 neoyorquinos se han inscrito al programa de Tarifas Justas (Fair Fares), la iniciativa de la Administración De Blasio, que tiene como objetivo dar acceso a la transportación pública a los adultos de bajos ingresos, reveló una encuesta de la organización Riders Alliance.

El programa comenzó a principios de este año con una fase inicial dirigida a los neoyorquinos que trabajan y reciben asistencia en efectivo de la ciudad. Se estima que este esfuerzo dará cobertura a unos 750,000 residentes de la ciudad, que viven bajo niveles de pobreza.

Miembros y organizadores de base de Riders Alliance anunciaron este jueves los resultados preliminares de la encuesta, compartieron historias destacando el papel que el programa Fair Fares está jugando en la vida de los neoyorquinos, así mismo, la investigación sirvió para recopilar datos de los neoyorquinos de bajos ingresos sobre sus experiencias solicitando y usando sus MetroCards a mitad de precio.

“El transporte público juega un papel importante en mi vida. Es la forma en que viajo a mis citas médicas y reuniones cada semana. Tener Fair Fares ha permitido que mi familia ahorre dinero cada mes. El dinero que ahorro ahora se puede aplicar a la compra de alimentos y al pago de las facturas del hogar”, dijo Pedro Valdez-Rivera, un beneficiario del programa.

Estudiantes y residentes de NYCHA

La Riders Alliance lanzó un alcance adicional de tarifas justas para estudiantes de CUNY y residentes de NYCHA potencialmente calificados.

“Como estudiante universitario, debería centrarme en mis estudios, pero es muy difícil concentrarse en la escuela cuando me preocupa cómo voy a pagar para llegar allí. Ahora que estoy a punto de obtener mi primera MetroCard de Fair Fares, estoy aliviado de que finalmente puedo preocuparme menos por tener que pagar mi transporte y concentrarme más en mi educación”, dijo Amine Amine, miembro del grupo NYPIRG que impulsa la campaña Straphangers.

Después de dar a conocer los resultados Riders Alliance envió un equipo de encuestadores a la estación de metro Jay Street-MetroTech para continuar consultando a los pasajeros sobre su experiencia con el programa Fair Fares.

Nueva York se convirtió en la ciudad más grande de Estados Unidos en adoptar tarifas de tránsito reducidas para pasajeros de bajos ingresos a principios de este año. Como resultado del histórico acuerdo presupuestario del año pasado entre el alcalde de Blasio y el Concejo Municipal, el programa Fair Fares ofrece MetroCards a mitad de precio a los neoyorquinos que viven en o debajo de la línea de pobreza.

La encuesta sobre las Tarifas Justas conducida por Riders Alliance comenzó el mes pasado frente a la alcaldía. Hasta ahora, el cuestionario en línea ha obtenido más de 150 respuestas, incluidas 26 de usuarios actuales de Fair Fares y de 88 que viven en o debajo de la línea de pobreza federal.

Destacan beneficios

Los encuestados que usan tarifas justas (75%) informan que el programa les ha ayudado a ahorrar dinero, pagar facturas y evitar la difícil decisión de elegir entre una comida o una MetroCard. Más de la mitad de los usuarios de Fair Fares dijeron que el programa les ha brindado un mayor acceso a sus trabajos y la capacidad de buscar nuevas oportunidades de empleo.

“Nueva York es líder a través del país al hacer que el transporte público sea accesible para todos los neoyorquinos de clase trabajadora. Las tarifas justas ahora han inscrito a más de 85,000 participantes, pero tiene que estar disponible para muchos más”, dijo concejal Ydanis Rodríguez, presidente del Comité de Transporte.

Los encuestados además recomendaron que los funcionarios de la Ciudad amplíen el apoyo multilingüe para los solicitantes y usuarios del programa, faciliten el reemplazo de las Tarjetas de Fair Fares perdidas o dañadas, y abran el programa a todos los neoyorquinos que viven en o debajo de la línea de pobreza federal.

“El transporte público debe ser accesible para todos, no solo para aquellos que pueden pagarlo. Sin embargo, en lugar de invertir millones de dólares para que nuestros trenes subterráneos y autobuses sean asequibles, la MTA está invirtiendo en oficiales de tránsito para vigilar innecesariamente a nuestros vecinos. Afortunadamente, la Ciudad continúa haciendo lo que hace mejor, y creó el programa de Tarifas Justas el año pasado para hacer frente a este fracaso estatal”, declaró de su parte el concejal Carlos Menchaca, presidente del Comité de Inmigración.

La administración de Blasio se ha comprometido a abrir la inscripción a todos los neoyorquinos elegibles en enero. Anticipando esa fecha, los encuestados también aconsejaron a las autoridades que anunciaran ampliamente el programa, el 52% favoreció los anuncios en el metro y otro 25% recomendó campañas publicitarias en las redes sociales.

Dale click a la estrella de Google News y síguenos