Rockefeller Center y Radio City sin autos, sólo para peatones en las tardes y noches de temporada navideña

La medida entró en efecto ayer hasta el 6 de enero, con horarios diferentes según el día de la semana
Rockefeller Center y Radio City sin autos, sólo para peatones en las tardes y noches de temporada navideña
El árbol de Navidad más famoso del mundo
Foto: Andrés Correa Guatarasma

Caos y congestión han empañado por años al árbol de Navidad más famoso del mundo, con miles de visitantes acercándose al Rockefeller Center y las vitrinas y adornos aledaños a pie, auto privado y transporte público.

Desde ayer, la ciudad espera que el panorama cambie, al limitar la circulación vehicular en las calles alrededor del Rockefeller Center y el Radio City Music Hall.

A partir del viernes 29 de noviembre, a la 1 p.m., los automóviles quedaron prohibidos en las calles 49 y 50 entre las avenidas 5 y 6. Estas vías laterales ahora se consideran pasarelas peatonales.

La medida aplica de 2 p.m. a la medianoche de lunes a jueves. De 1 p.m. hasta la medianoche los viernes, y de 10 a.m. a la medianoche los fines de semana, hasta el 6 de enero, cuando se apagará el inmenso árbol de Navidad.

“Creamos un plan que es flexible para que cuando haya mucha actividad peatonal, podamos cerrar estas zonas”, dijo el alcalde Bill de Blasio.

NYPD también colocará barreras móviles a lo largo de la 5ta y 6ta avenidas entre las calles 48 y 52, eliminando un carril de tráfico para que los peatones tengan más espacio para caminar.

Pero no todos están contentos: el plan del alcalde tiene sus críticos por los desvíos previstos, incluidos taxistas, buses de MTA y el sindicato de bomberos de la ciudad de Nueva York, destacó Fox News.

Cerca de allí, Times Square, Broadway, Madison y la 7ma avenida también tienen alta congestión.

“Es terrible para nosotros”, dijo a New York Post el vendedor ambulante de boletos de buses turísticos Kokou A., quien trabaja para City Sightseeing. Señaló que los autobuses normalmente hacen una parada en West 49th Street justo en frente del famoso árbol de Navidad del Rockefeller Center y ahora no podrán hacerlo.

“Perderemos tanto negocio. Será difícil de vender (…) Nos va a afectar mucho”, se lamentó.