NYCHA revela plan para aligerar reparaciones de calefacción y agua caliente

Ahora los técnicos deben revisar semanalmente las calderas y chequear con más frecuencia los reportes de las averías que hacen los inquilinos

NYCHA revela plan para aligerar reparaciones de calefacción y agua caliente
George Cartagena asegura que su familia el invierno pasado tuvo que encender el horno para no congelarse.
Foto: Fernando Martínez / Fernando Martínez

La Autoridad de Vivienda Pública de la Ciudad de Nueva York (NYCHA) dio a conocer finalmente un plan de acción para hacer frente a las continuas interrupciones en calefacción y suministro de agua caliente, y evitar que se conviertan nuevamente en este invierno, en un vía crucis para los residentes de más de 179,000 unidades de estos proyectos habitacionales en la Gran Manzana.

La nueva receta para atender emergencias, exige que todos los técnicos de calefacción y otros trabajadores de NYCHA hagan seguimiento a las quejas de los residentes, ahora, cuatro veces al día. Además, es obligatoria la revisión preventiva semanal, de todas las calderas.

El plan de calefacción fue divulgado por el monitor federal de la NYCHA Bart Schwartz, quien dijo a medios locales que “todos los residentes de estos proyectos tienen derecho al calor y al agua caliente. Este nuevo programa de acción ayudará a garantizar que exista una respuesta mucho más rápida”.

Los nuevos protocolos que aguardaban por ser aprobados, desde el pasado octubre, tiene tres frentes principales: minimizar la duración de una interrupción, aumentar el mantenimiento y la reparación de las calderas, además proporcionar espacios climatizados alternativos adecuados en periodos de emergencias prolongadas.

El plan de 35 páginas establece normas mucho más específicas para responder, reparar y prevenir problemas de calefacción en los edificios de vivienda pública.

Se reveló que se diseñaron sub planes específicos, adaptados a 20 complejos que han sufrido en los últimos años de manera dramática los embates del frío, como es el caso del proyecto Baruch del Lower East Side en Manhattan, con 2,194 apartamentos, que tuvo 78 cortes de calefacción el año pasado.

De igual forma se impone más vigilancia en el proyecto Sotomayor en El Bronx, con 1,497 unidades, el cual registró 66 fallas el último invierno y el proyecto Whitman de Brooklyn, que reportó 38.

 “Los planes a largo plazo y los protocolos centrados en los residentes que hemos creado, y ya hemos implementado, están dando resultados en los proyectos en donde se han registrado más fallas”, detalló Greg Russ, vocero de NYCHA.

La otra innovación que se pondrá en práctica, a través de adecuaciones tecnológicas, es que se requiere que la Autoridad de Vivienda ofrezca alguna respuesta a través de llamadas robotizadas dentro de las dos horas de cualquier interrupción de calefacción no planificada, a los inquilinos que reporten una falla.

La semana previa a la celebración de Acción de Gracias y cuando se registró en la Gran Manzana el primer sistema frío de la temporada, sucedió una falla masiva que fue calificada como un mal augurio: entre 6,000 y 13,000 residentes de vivienda pública de Bronx River, Clason Point, East River y George Washington, reportaron fallas en los sistemas de calentamiento por horas prolongadas.

George Cartagena reside en el Complejo Martin Luther King de Harlem.

 

“No quiero recordar el último invierno”

El boricua George Cartagena, de 52 años, no quiere recordar el último invierno en el complejo Martin Luther King de Harlem.

“Tuvimos que hacer en el apartamento cosas muy peligrosas, pero no teníamos otra opción ante las fallas de la calefacción. Prendimos el horno y pusimos en la estufa ladrillos, para poder calentarnos. Es muy difícil tener respuesta inmediata de la gente de NYCHA ante un problema”, comentó quien asegura tiene más de 20 años viviendo en estos proyectos.

George, quien se dedica a la distribución de periódicos, cuenta que en las últimas temporadas de frío extremo, “los residentes de ese proyecto vivieron calamidades, por lo cual esperamos que ahora haya más capacidad de respuesta”.

La jubilada ecuatoriana de 72 años Ana Pérez, que reside en un proyecto en la calle 103 con la Primera avenida, contó que en el reducido apartamento donde vive no ha tenido “problemas serios” con la calefacción, pero sí hay filtraciones.

“Si vivimos en residencias públicas, en donde prácticamente no pagamos nada, no podemos pensar que vamos a vivir como un hotel de cinco estrellas. A veces también nosotros debemos tener paciencia y colaborar”, dijo la inmigrante.

Plan de acción de NYCHA en 4 claves:

  • 4 veces al día es obligatorio que los trabajadores del sistema de seguimiento de quejas revisen los reportes de fallas en todos los complejos de vivienda pública.
  • 1 vez a la semana los técnicos de NYCHA deben revisar las calderas de calefacción.
  • 2 horas después de una avería es el rango de tiempo máximo, que los inquilinos de algún proyecto deben recibir una llamada automática ante una interrupción no planificada.
  • 334 desarrollos de vivienda pública existen en la Gran Manzana.