Familiares y amigos despiden al conductor de UPS muerto en el tiroteo de Florida

El padrastro de Frank Ordoñez asegura que se hará cargo de las hijas del joven, de tres y cinco años, que acaban de perder a su padre

Decenas de amigos y familiares del ecuatoriano Frank Ordoñez, el conductor de UPS que murió durante una balacera en Miramar (Florida), despidieron al joven de 27 años en una vigilia celebrada en su memoria.

Joe Merino, padrastro y quien había criado a Ordoñez desde los diez años, se mostró devastado por la pérdida del hombre y aseguró ante los medios que el chico había sido víctima de “una cacería humana”.

Los hechos ocurrieron el pasado jueves 5 de diciembre, cuando dos hombres armados atracaron una joyería en la ciudad de Coral Gables, aledaña a Miami. Tras abandonar el establecimiento y al comprobar que la policía iba a por ellos, secuestraron el vehículo de Frank Ordoñez, con él en el interior.

Varias patrullas iniciaron una persecución por todo el condado de Miami-Dade hasta llegar a Miramar, al norte de Miami. Ahí se produjo un tiroteo y cuatro personas murieron: Ordoñez, los dos asaltantes y un conductor de 70 años al que le alcanzó una bala.

La muerte ha causado una gran consternación entre la comunidad hispana del sur de la Florida, especialmente porque las dos hijas del conductor de UPS, de tres y cinco años, se han quedado sin su padre.

Su padrastro aseguró este fin de semana que la familia se hará cargo de cuidar a las pequeñas, a pesar de que “esa función le tocaba hacer a su papá”.

Lo recuerdo siempre con una sonrisa en su rostro, era un muchacho noble”, dijo Merino ante los micrófonos de los periodistas.

Por su parte la policía del sur de la Florida y el FBI continúan con la investigación para esclarecer los hechos y recabar más datos sobre los dos asaltantes.