Los demócratas luchan a muerte por el voto latino en Nevada. Será determinante en la elección

Será el primer estado con diversidad étnica en donde habrá primarias, lo que puede definir el resto de las elecciones

Los demócratas luchan a muerte por el voto latino en Nevada. Será determinante en la elección
El director nacional de Mi Familia Vota, Héctor Sánchez Barba (i), y la directora del capítulo de Nevada, Cecia Alvarado.
Foto: Felipe Guerra / EFE

Un botín difícil de rechazar para los aspirantes a vencer a Donald Trump en las elecciones de 2020.

Nevada es el primer estado en el que los latinos tendrán un papel vital en la elección del candidato demócrata a las elecciones, y eso lo saben bien Joe Biden, Bernie Sanders y Elizabeth Warren, que esta semana participan en un foro organizado por un poderoso sindicato de mayoría hispana.

Después de que el año electoral arranque el 3 de febrero con el “caucus” de Iowa, con una población del 90% blanca, y el 11 las primarias en New Hampshire (93 % anglosajón), Nevada se presenta el 22 de ese mismo mes como la primera parada en la costa oeste y con un voto más diverso en el que los latinos son un jugoso premio en disputa.

Nevada además puede anticipar y marcar tendencia sobre lo que ocurra el 3 de marzo, día clave del Super Martes en el que votarán una quincena de estados, entre ellos California y Colorado, con un 39% y 21 % de hispanos, según datos del Censo, y que entregan un gran número de los delegados que elegirán al candidato en la convención nacional en verano.

Relacionado: Obama se opondría a Bernie Sanders como candidato demócrata

Hasta las elecciones de noviembre, y de acuerdo con el Centro de Investigación Pew, los hispanos serán el grupo más grande de “minorías raciales o étnicas”, constituyendo el 13 % de los votantes elegibles, consolidando un aumento del 9 % en relación a 2008 y del 7 % en frente a las elecciones del año 2000.

Según los expertos, Nevada, con casi un 30% de población latina, representa una buena porción de ese electorado minoritario que puede ser decisivo en el “caucus” (votaciones comunitarias) y en las elecciones del 3 de noviembre.

“El camino a la Casa Blanca va a ser definido por la comunidad latina”, dijo a Efe Héctor Sánchez Barba, director nacional de Mi Familia Vota, una organización enfocada en fortalecer la influencia política de los latinos a nivel nacional.

Este grupo realiza una campaña para entrevistar personalmente a los aspirantes demócratas con la intención de determinar su cercanía con las prioridades de la comunidad latina.

El millonario californiano Tom Steyer que entró en la contienda hace algunos meses, igual que Julián Castro, Bernie Sanders, Joe Biden, y Elizabeth Warren, han viajado varias veces a Nevada.

Y lo han hecho para protagonizar eventos que van desde tomar café con líderes “soñadores”, hasta realizar foros informativos comunitarios que se desarrollan en restaurantes locales y en medio de un desayuno tradicional mexicano.

Relacionado: ¿Por qué los más ricos están preocupados con la campaña de Elizabeth Warren?

Esta vez los principales titulares de la contienda demócrata, Warren, Sanders y Biden, viajaron esta semana a la meca del juego en busca del “jackpot” (gran premio) que representa el electorado hispano.

El Sindicato Culinario, una potente organización con unos 60.000 afiliados (la mayoría de ellos latinos) muy influyente a la hora de articular la opinión política de los numerosos trabajadores del sector servicios en esta ciudad, les convocó para hablar de trabajo, salud e inmigración, entre otros temas.

Este lunes, Warren empezó la ronda hablando sobre la importancia de los sindicatos y la necesidad de los inmigrantes de defenderse contra los ataques del presidente Donald Trump.

Sanders tomó el micrófono este martes para hablar, entre otras cosas, de su plataforma que ofrece un plan de cuidado de salud para todos, uno de los temas que más interesan al electorado latino.

Y el miércoles es el turno del exvicepresidente Joe Biden, que lidera las encuestas en el estado con un 24 % de intención de voto, seguido de Warren y Sanders, ambos con el 18 %, según un sondeo de Fox realizado entre el 10 y el 13 de noviembre.

Castro, que en uno de sus viajes se reunió con la activista de inmigración Astrid Silva, presumió este miércoles de haber recibido el apoyo de, entre otros, la asambleísta estatal Selena Torres.

Y es que este año, según dice Sánchez Barba, se ha visto un cambio en la forma en que los políticos se acercan a la comunidad latina del Estado de Plata.

“Desde enero ya estamos viendo a las campañas hablando con la comunidad latina. Es algo que es relativamente nuevo, pero es algo que nosotros estamos usando también para asegurarnos que hay compromiso con nuestras prioridades”, dijo.

De acuerdo con expertos los resultados del “caucus” del Estado de Plata pueden ayudar a predecir lo que suceda a nivel nacional, después de que en el 2016 Donald Trump resultó triunfador en Nevada, algo que pocos esperaban.

Según Bethany Khan, directora de Comunicaciones y Estrategia Digital del Sindicato Culinario, eso es precisamente lo que quieren evitar con este tipo de foros.

“Como la mayor fuerza política en Nevada, nuestro sindicato está comprometido a derrotar a Trump el día de las elecciones”, dijo a Efe.

Los candidatos que llegan hasta Las Vegas tienen claro el peso del voto latino en Nevada y buscan reunirse con líderes comunitarios, entidades pro-inmigrantes, e incluso con representantes del movimiento “dreamer” que, aunque no pueden votar, tienen un alto poder de convocatoria.

Es a todos ellos que los candidatos quieren conquistar y por eso, según dicen los analistas, se les verá muy de seguido en el Estado de Plata hasta el 22 de febrero, porque tienen claro que es en Nevada donde puede comenzar a definirse el futuro político del país.