Chrystul Kizer dice que mató a su violador en defensa propia y la quieren mandar de por vida a la cárcel

El caso de esclavitud sexual que divide a las autoridades en Wisconsin

Chrystul Kizer dice que mató a su violador en defensa propia y la quieren mandar de por vida a la cárcel
Chrystul Kizer habría sido sometida a esclavitud sexual a los 16 años.
Foto: (Captura / WISN 12)

Los abogados de Chrystul Kizer, la joven de 19 años, que se enfrenta a una cadena perpetua en Wisconsin por matar a su explotador y violador sexual, buscan levantar una “defensa afirmativa” para lograr la liberación de su clienta.

La “defensa afirmativa” es un recurso bajo el cual un acusado (a) puede ser absuelto de cargos si se prueba que ha sido víctima de tráfico sexual.

Sin embargo, el proceso se encuentra en suspenso porque dicha defensa no se ha usado en casos de homicidio como el que enfrenta Kizer.

Los simpatizantes de Kizer consideran que ella actuó en defensa propia; pero los fiscales en el caso sostienen que la joven planeó el ataque contra Randall Volar, que no corría peligro cuando lo atacó mortalmente, y que incluso había comentado sobre sus intenciones en Facebook.

Kizer tenía solo 16 años cuando, en 2017, fue convertida en esclava sexual por Volar, quien tenía 33.

El sujeto abusaba de la menor constantemente y la vendía a otros hombres por internet para que tuvieran sexo con ella. Por el periodo de un año, el atacante la mantuvo bajo su dominio, de acuerdo con reportes de medios como The Washington Post.

Volar, quien incluso tomaba videos de los abusos sexuales a los que la sometía, amenazó con matarla cuando la joven dijo que lo dejaría.

Actualmente, Kiser, a quien muchos consideran una víctima que ha sido criminalizada por el sistema, se encuentra encarcelada bajo cargos de asesinato en primer grado.

Los hechos

En junio de 2018, la joven llegó a casa de Volar, lo baleó en la cabeza, le prendió fuego a la vivienda y huyó en el automóvil BMW del hombre.

Aunque la joven confesó el crimen dijo que fue en defensa propia porque cuando se negó a tener sexo, el hombre la sometió al suelo.

En ese momento, ya Volar estaba siendo investigado por tráfico sexual de menores.

Incluso, ya lo habían detenido, en febrero de 2018, pero lo liberaron sin fianza. Todo pese a que se sospechaba que él explotaba y abusaba sexualmente de cerca de una docena de menores.