Reabren estación de la calle 168 completamente renovada

Los trabajos incluyeron reemplazar los ascensores y otras mejoras de esa infraestructura que tiene más de 100 años de antigüedad

NUEVA YORK.- Los vecinos de Washington Heights, particularmente usuarios de la estación de la calle 168 de la línea del tren 1 recibieron este lunes la Navidad anticipada. La estación fue reabierta este lunes completamente renovada.

Varios funcionarios elegidos y líderes comunitarios locales se unieron al presidente de la Autoridad de Transporte, Andy Byford, para hacer el anuncio que marca la culminación de un esfuerzo de casi un año para reemplazar y actualizar los ascensores en la estación de más de 100 años. La finalización del trabajo llegó antes de lo previsto y enmarcada dentro del presupuesto.

 “Reemplazar estos ascensores fue absolutamente esencial. El acceso confiable a estas ‘estaciones profundas’ es crítico y quiero agradecer a la comunidad por trabajar estrechamente con nosotros y por ser pacientes durante todo el proceso”, dijo el presidente de la MTA.

Byford detalló que, inicialmente, el proceso para reemplazar los ascensores nuevos estaba retrasado pero se pudo completar a tiempo

Entre los que testificaron la reapertura estuvo,  el concejal Ydanis Rodríguez, presidente del Comité de Transporte, la presidenta del condado de Manhattan, Gale Brewer y los asambleístas Carmen De La Rosa y Al Taylor.

“Quiero agradecer al presidente de la MTA y a todos los trabajadores por el extraordinario trabajo realizado. Esperamos que continúen expandiendo la accesibilidad a todas las estaciones en la ciudad de Nueva York”, dijo Rodríguez.

Según la MTA, el trabajo, que comenzó en enero pasado y requirió un cierre completo de la estación durante casi todo el año pasado, marcó la primera vez que los ascensores y los sistemas de componentes en la estación fueron reemplazados en su totalidad. Comenzó después de meses de aportes de miembros de la junta comunitaria y funcionarios electos en el área.

La MTA anunció además que las estaciones de las calles 191, 190 y la de la calle 181, todas del tren 1 también se someterán a trabajos de mantenimiento y de reemplazo de elevadores.

Las estaciones habían sufrido un gran deterioro debido a la intrusión y descomposición por la humedad, lo que redujo significativamente la confiabilidad de estos ascensores. Tres de las estaciones tienen más de un siglo de antigüedad, al igual que muchos de los componentes del elevador. Debido a estos factores y al hecho de que estas estaciones están ubicadas muy por debajo del suelo, el trabajo para reemplazarlas se considera especialmente complejo y requiere el cierre total de las estaciones. El cronograma para completar el trabajo en las cinco estaciones se ha escalonado para minimizar la interrupción, destacó la agencia finalmente.