Renuncia del presidente de NYC Transit abre interrogante sobre planes para mejorar el Subway

A Andy Byford se le atribuye haber liderado cambios que se tradujeron en trenes más puntuales y nuevas señalizaciones en el complicado sistema de transporte de la Gran Manzana.
Renuncia del presidente de NYC Transit abre interrogante sobre planes para mejorar el Subway
El experto en transporte urbano “se baja del vagón” en medio de una tormenta de especulaciones.  
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Una gran incógnita sobre el futuro de modernización del Subway en la Gran Manzana deja la renuncia de Andy Byford, presidente de la Autoridad de Tránsito de Nueva York (NYCT), justamente cuando despegaba el Plan Capital 2020-2024, que bajo su liderazgo prometía un giro en un servicio vital para los neoyorquinos.

Estoy muy orgulloso de lo que hemos logrado como equipo en los últimos dos años y creo que New York City Transit está en una buena posición para continuar su progreso, ahora que la Autoridad de Transporte Metropolitano (MTA) tiene un récord de $51.5 mil millones para invertir en los próximos 4 años”, expresó Byford en una carta pública este jueves.

El experto en transporte urbano de origen británico, “se baja del vagón” justamente dos años luego de asumir el cargo, en medio de una tormenta de especulaciones.  

“Estoy muy agradecido con el gobernador Andrew Cuomo, el presidente de la MTA y los miembros de la Junta por darme la oportunidad de servir a Nueva York y dirigir el sistema de tránsito más grande de América del Norte “, precisó en su misiva.

Medios locales reaccionaron inmediatamente a esta dimisión, describiendo la carrera de Byford como “un progreso significativo que le dio nuevos aires al Subway, a través de planes ambiciosos a favor de los neoyorquinos”. 

Entre tanto, el presidente y director ejecutivo de MTA Patrick J. Foye, reconoció que “jugó un papel decisivo en el avance del sistema, promulgando el exitoso Plan de Acción del Metro y asegurando una financiación récord de capital con el Gobernador y la Legislatura. Le deseamos lo mejor en su próximo capítulo“.

Andy Byford, el ex presidente de NYC Transit, cuando presentó el plan piloto en estación Jay St-Metro Tech.

Las reacciones de varios sectores de la ciudad que predicen “un retroceso en las modernización del Subway”, no cesaron.

John Raskin, director ejecutivo de Alianza Riders, organización que defiende los derechos de las comunidades a un mejor sistema de transporte, opinó que “no importa quién maneje ese sistema, el Gobernador está a cargo de la MTA, y los pasajeros lo responsabilizarán por la calidad del servicio”. 

A juicio de Raskin, solo el 58% de los trenes llegaban a tiempo el mes en que asumió Byford este cargo. “Ayudó a impulsar la tasa de puntualidad, en más del 80%, a través de una serie de cambios operativos y un enfoque en lo básico”, aseguró.

El activista  explicó que se superaron colapsos casi constantes y los  descarrilamientos de trenes, en los últimos dos años. Además se estaba haciendo una ambiciosa revisión del antiguo equipo de señalización del sistema.

No todos los usuarios están contentos

El Subway, con sus millones de usuarios en los cinco condados, es una complicada colmena de centenares de estaciones y miles de señalizaciones que genera experiencias distintas.

El jubilado de Brooklyn,  Bill Robinson, de 70 años, conoce muy de cerca este sistema de transporte, en el cual embarca desde hace 60 años. Narra que más allá de algunos cambios “en pantallas que dan aires de modernidad”, sus problemas individuales con el servicio no han variado mucho.

“Todo cada vez es más confuso, con el tema de los cambios de señalización y los retrasos. No quiero hablarte de los fines de semana en donde puedes esperar horas un autobús o simplemente el servicio de los trenes a Brooklyn están cancelados, sin ningún aviso. Te soy honesto, no veo cambios más allá de algunas fachadas”, comentó Bill.

Entre tanto, el venezolano Régulo Querales, de 38 años, tiene una visión distinta desde su experiencia.

“Tengo poco tiempo aquí y la línea N, R y W que es la que utilizo todos los días, ha experimentado grandes cambios, para mejor. Las estaciones que sirven a Astoria, eran un desastre. Se venían abajo y en solo meses fueron totalmente renovadas. Obviamente no puedo hablar de todo el sistema porque es imposible conocerlo, pero en mi caso sí he observado pasos muy claros en la modernización del transporte”, concluyó el inmigrante.

En otra posición se encuentra el neoyorquino James Manu, quien con 40 años utilizando el tren entre Brooklyn y Manhattan, tiene la impresión que “independientemente de los cambios de la directiva y de lo que se anuncia en inversiones, hay una verdad, los pasajeros perdemos horas de nuestra vida, esperando un tren que a veces no llega”, contó.

Bill Robinson, en 60 años “navegando en el sistema de transporte” sigue quejándose de grandes retrasos.

 

El venezolano Reǵulo Querales observa cambios en su trayectoria cotidiana en el Subway.

 Reaccionan líderes de la Gran Manzana

“Es un resultado desafortunado y predecible cuando tienes a una MTA trabajando en un ambiente altamente politizado ”, dijo a medios locales, Rachael Fauss, analista de investigación en Reinvent Albany, un grupo de vigilancia del servicio.

“Va a ser extremadamente difícil para la ciudad, recuperarse de esto, va a ser difícil encontrar a alguien capaz que trabaje en este entorno”, aseveró.

Líderes electos de la Gran Manzana como el presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson, a través de la red social twitter indicaron: “Sería mucho más fácil retener a los mejores talentos como Andy Byford bajo control municipal. ¡Es hora del control municipal ahora! Quizás podamos traer de vuelta a Andy”.

Asi mismo, John Samuelsen, presidente del Sindicato de Trabajadores del Transporte y miembro de la MTA indicó “es una pena verlo irse … no era un mentiroso, y eso lo convierte en una mercancía rara en este mundo”.

El neoyorquino James Manu describe que la mayoría de los neoyorquinos pierden horas de su vida esperando “un tren que a veces no llega”.

¿Por qué renunció?

The New York Times aseguró que Byford “tuvo problemas para llevarse bien con el gobernador Cuomo, quien controla el sistema del metro y el flujo de dinero. Ambos hombres, tienen egos de gran tamaño y querían crédito por el éxito del Subway. Se pelearon por los planes para arreglar el tren L y la nueva tecnología para actualizar las señales”, precisó el diario neoyorquino..

Reseñó el prestigioso diario, que cuando el ahora expresidente de la NYCT cuestionó públicamente la decisión del mandatario neoyorquino de suspender el cierre del túnel del tren L entre Manhattan y Brooklyn, este se sintió marginado. “Los dos hombres no se hablaron durante cuatro meses en 2019”, detalló el medio.

Byford llegó a Nueva York después de dirigir el sistema de transporte en Toronto, donde ganó un premio al sistema de tránsito del año de la Asociación Estadounidense de Transporte Público. Dirigió las redes de tránsito de Londres y Sydney.