Editorial: Coronavirus, a tomar las cosas con cautela

No hay que alimentar el pánico
Editorial: Coronavirus, a tomar las cosas con cautela
De manera creciente en el barrio chino de Nueva York es fácil percibir el uso de mascarillas.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

Vivimos en una época donde la diseminación de la información es casi que inmediata y estamos bombardeados por diferentes vías, especialmente en redes sociales. Pero en situaciones como la que estamos experimentado con la expansión de una enfermedad contagiosa como el coronavirus, hay que tener mucha cautela.

En los últimos días hemos visto en los trenes de la ciudad de Nueva York y en las calles a pasajeros y transeúntes usando mascarillas. No es un momento para alimentar el pánico.

Las autoridades locales y estatales han sido fueron bien claras en los últimos días. Hasta el momento no se ha detectado ningún caso en Nueva York. Y según indicó el gobernador Andrew Cuomo los expertos todavía creen que el riesgo actual de contraer el nuevo coronavirus en nuestra área es bajo.

“Quiero que los neoyorquinos sepan que estamospreparados y que seguimos tomando todas la medidas necesarias para mantener a la gente informada y segura”, expresó Cuomo.

La Ciudad a través de su Departamento de Salud también ha enfatizado que hay un plan de contención establecido.

Además, hay que recordar que desde hace dos semanas, en el aeropuerto John F. Kennedy, se están haciendo los chequeos respectivos a los viajeros que vienen de Asia.

Es verdad que a nivel nacional ya se han confirmado cinco casos pero esos pacientes están identificados.

Por otro lado, la propia Organización Mundial de la Salud optó hasta el momento no declarar una emergencia internacional por el brote del coronavirus, que se caracteriza por síntomas similares a los de un resfriado o neumonía.

Pero que pueden venir acompañados de fiebre y fatiga, tos seca y dificultad para respirar.

Durante dos días se realizó una reunión con expertos en epidemiología, enfermedades víricas y otras autoridades en la sede de la OMS en Ginebra para debatir este asunto de salud pública. De hecho ya activó su red global de expertos para asesorar a todos los países en la contención de esta nueva enfermedad.

Hay que dejar a las autoridades de salud que hagan su parte. Queda en manos de la ciudadanía buscar fuentes serias de información para mantenerse al tanto sobre esta nueva amenaza pero con calma.

Debemos recordar que estamos en plena temporada de invierno donde las alergias y enfermedades respiratorias siempre afectan a más de una persona. No hay que confundir. Lo mejor para salir de dudas es consultar con el propio médico de cabecera.