Lo adoptaron siendo niño y de adulto, recompensó a sus padres comprándoles una lujosa mansión

Se crió en el seno de una familia pobre en donde lo que sobraba era amor; se convirtió en un hombre exitoso y así recompensó a esa pareja que le dio una familia

La vida de Jayvee Lazaro Badile II no hubiera sido la misma si no se hubiera topado, cuando era niño, con Nanay y Tatay, una pareja de Filipinas que, a pesar de vivir en la pobreza, no dudaron ni un solo momento en adoptarlo y convertirlo en un hijo más de la familia.

Jayvee tuvo una infancia con muchas carencias, ya que Nanay era vendedor y Tatay portera de un edificio; sin embargo, nunca le faltó amor por parte de sus padres adoptivos y su condición nunca fue impedimento para que estudiara y se convirtiera en un hombre de bien.

Además, todas las cosas le han salido de maravilla y hoy en día, Badile II es un hombre de negocios muy exitoso y ha querido devolverle a sus papás un poco de lo que ellos hicieron por él.

“Ahora que tengo la oportunidad de agradecerles, me aseguraré de que vivan sus sueños mejor de lo que ellos hubiera podido imaginarlo”, publicó en Facebook, junto con fotografías de una increíble mansión, la cual compró a sus padres en agradecimiento por haberlo adoptado.

“Pagué esta casa en efectivo y fue construida en un años. Tiene siete habitaciones. Y no trajimos nada del antiguo lugar, salvo la televisión que le compré a mi familia como regalo de Navidad anteriormente”, agregó el joven.

Y no solo eso, ha tenido la oportunidad de llevar a sus padres de viaje por el mundo y ya han podido conocer Australia, Nueva Zelanda y Dubái.