Hombre ciego encuentra la tumba de su padre gracias a videollamada con un extraño

Las dificultades que enfrentan las personas ciegas en su día a día son múltiples

Cada día está lleno de tareas domésticas que muchas personas realizamos sin pensar, pero para los discapacitados visuales esas mismas tareas pueden ser mucho más difíciles.

Algo tan simple como verificar las fechas de vencimiento de los alimentos, por ejemplo, o recoger cosas cuando caen al piso, es algo complicado para los invidentes.

Por lo general, se pueden considerar actos insignificantes, pero son exactamente el tipo de cosas con las que Jonathan Attenborough, de 30 años, lucha a diario.

Jonathan, es un activista discapacitado de Fife, Escocia. Nació con microftalmia y coloboma, condiciones que significan que está completamente ciego en su ojo derecho. Hasta hace cuatro años, todavía tenía algo de visión útil en su ojo izquierdo. Pero desarrolló una forma agresiva de glaucoma y se tuvo que someter a una operación para frenar la progresión de la enfermedad. No tuvo éxito y dejó a Jonathan solo capaz de ver formas y sombras.

Debido a todo esto, Jonathan ahora está registrado oficialmente como ciego y es asistido en la vida diaria por su perro guía, Sam. Sin embargo, si bien Sam brinda ayuda de muchas maneras importantes, hay algunas cosas que el perro simplemente no puede hacer, como leer una fecha de caducidad.

Para tareas como esta, Jonathan necesita un par de ojos adicionales, que puede encontrar a través de la aplicación Be My Eyes. El innovador programa conecta a los usuarios ciegos y de baja visión con voluntarios de todo el mundo a través de un chat de video en vivo, lo que significa que los voluntarios pueden ayudar a los necesitados con lo que sea que estén luchando.

Cualquiera puede ser voluntario de Be My Eyes descargando la aplicación, y cuando una persona con discapacidad visual necesita ayuda, simplemente hace clic en un botón que dice “llamar al próximo voluntario disponible”. Las llamadas se envían a varios voluntarios simultáneamente, en función de la zona horaria y el idioma, por lo que quien recoge primero es el que ofrece asistencia.

Jonathan descubrió Be My Eyes hace aproximadamente un año, cuando se encontró con personas que hablaban de ello en las redes sociales. El hombre reconoce que la aplicación ha supuesto un impacto en su vida.

“Be My Eyes puede ayudarme con lo que para algunas personas es la tarea más simple, como identificar diferentes latas en el armario o encontrar tiendas específicas en una calle desconocida.

Es una idea tan simple pero extremadamente efectiva, y tiene un impacto realmente positivo en mi vida.

Es extremadamente tranquilizador saber que tengo esta increíble herramienta en mi bolsillo para usar siempre que la necesite”, dijo a Unilad. 

Si bien Jonathan tiende a usar la aplicación para las tareas diarias, hay ocasiones en las que necesita ayuda con actividades más significativas. Una en particular tuvo lugar el verano pasado, cuando quiso poner algunas flores en la tumba de su padre.

Jonathan conocía el área general donde se encontraba la lápida, pero no pudo encontrar la tumba específica por sí mismo. Aún así, quería visitar a su fallecido padre solo, de forma independiente, sin la ayuda de un amigo o familiar, por lo que utilizó Be My Eyes para pedirle a un voluntario que localizara la tumba con el nombre de su padre.

“Sostuve mi teléfono en dirección a las lápidas, de modo que, mientras caminaba, pudieron avisarme cuando llegué a la de mi padre”, explicó Jonathan.

Jonathan describió la experiencia de poder visitar la tumba de su padre solo como algo “empoderador”, y señaló hace años que habría sido “prácticamente imposible para una persona ciega hacer esto sin ayuda”.

Las personas con discapacidad visual pueden recurrir a extraños en la calle o amigos y familiares en busca de ayuda, pero Jonathan le dijo a UNILAD que estas personas no siempre son opciones confiables.

Explicó que hay una sensación de tranquilidad que viene al saber que la persona que está al otro lado del teléfono ‘realmente quiere ayudar’, ya que eligió ser voluntario, mientras que un extraño en la calle puede estar demasiado ocupado, o simplemente reacio a ofrecer asistencia

También hay algo muy gratificante de poder ayudar, como comentan los voluntarios de la aplicación.