Escalofriantes detalles tras hispanos arrestados por esqueleto de niña hallado en casa de Arizona

El padre dijo que no denunció los abusos a los niños por temor a que su esposa lo lastimara

Escalofriantes detalles tras hispanos arrestados por esqueleto de niña hallado en casa de Arizona
Los detenidos y la casa del horror
Foto: captura 3TV/CBS 5 / Cortesía

Rafael Loera y su esposa Maribel Loera han sido arrestados, luego de que se hallara el esqueleto de una niña, su supuesta hija, en una casa quemada en el oeste de Phoenix (Arizona) la semana pasada.

Según las autoridades, los restos de la menor habían estado escondidos en el ático durante más de dos años, en el marco de una escalofriante historia de abuso a cuatro hermanos menores de edad.

La semana pasada, tras el descubrimiento de los restos, la pareja que vivía en la casa fue arrestada.

Según la denuncia directa presentada por la Oficina del Fiscal del Condado Maricopa, ahora Rafael (56) y Maribel Loera (50) enfrentan varios cargos de incendio provocado, abuso infantil y abandono u ocultación de un cadáver, reseñó el canal 3TV/CBS5.

Tres otros hijos de la pareja fueron sacados previamente de ese hogar por el Departamento de Seguridad Infantil (DCS) en medio de acusaciones de abuso. “Los investigadores se enteraron de que Rafael y Maribel Loera eran responsables del incendio y abuso de las jóvenes víctimas”, dijo la sargento Maggie Cox, del Departamento de Policía de Phoenix.

Cox dice que todo comenzó cuando los oficiales respondieron a la residencia cerca de 59th Avenue y Camelback Road el 20 de enero para un chequeo de bienestar. Una niña de 11 años llamó a la policía para decir que “había estado sola por dos días y tenía hambre”. Aparentemente, sus padres y hermanos estaban todos fuera de la ciudad.

Los agentes de policía encontraron el interior de la casa sucio, “con lo que parecían ser heces humanas en toda la residencia”. Los oficiales también dicen que hallaron evidencia de abuso infantil.

“Después de retirar al primer niño, DCS se enteró de que había niños adicionales que no estaban presentes en el hogar el 20 de enero, y nuestra investigación continuó”, dijo la agencia en un comunicado.

DCS más tarde respondió a la misma casa para sacar a otros dos niños, de 9 y 4 años. Pero Maribel Lorea se negó a salir y, en cambio, Rafael entregó a los dos niños en el patio delantero.

Cox dijo que una hora después de que los últimos dos niños fueron retirados de la casa, el Departamento de Bomberos de Phoenix recibió una llamada sobre humo en la residencia.

Los bomberos que entraron a la casa hicieron un sombrío descubrimiento. A medida que se movían por la casa, comenzaron a tirar algunos de los paneles de yeso del techo para crear ventilación. Mientras inspeccionaban el aislamiento extraído, “inmediatamente se detuvieron y observaron lo que percibían como huesos humanos que provenían del techo, descansando sobre el aislamiento del ático”.

Los bomberos llamaron inmediatamente a la policía. El médico forense confirmó que “los huesos parecían ser de un sujeto humano y juvenil”.

Según la denuncia directa, Rafael le dijo luego a la policía que su esposa Maribel abusaba de los niños y que él fue testigo de cómo los golpeaba con un cable eléctrico y una escoba. Afirmó que nunca denunció el abuso, “temiendo que Maribel lo lastimara”.

Sobre el cadáver, Rafael dijo que “en julio de 2017, mientras Ana (otra niña) estaba en vacaciones de verano, se enfermó”. Pero esperaron varios días para buscar tratamiento médico antes de intentar llevarla al Phoenix Children’s Hospital.

La menor supuestamente murió en el camino al hospital. “Temiendo que se llevaran a los otros niños, Rafael regresó a casa” con el cuerpo de Ana. “La niña fue envuelta en una sábana y colocada en el ático (…) Ni él ni Maribel se pusieron en contacto con las autoridades para denunciar su muerte”, agregó el sombrío reporte.