Trajo a su sobrinito de Honduras y lo mató; pero todavía hay algo peor…

Dicen que hay más de un responsable por la muerte del pequeño Kevin, de 3 años

Trajo a su sobrinito de Honduras y lo mató; pero todavía hay algo peor…
A Jeffrey Aguilar García y a su esposa, le quitaron la custodia de sus tres hijos.
Foto: (Captura video / Univision) / Cortesía

Jeffrey Aguilar García, la persona que le abrió las puertas de su casa a Melvin Omar Morales-Gómez, acusado de matar a su sobrino de 3 años con quien llegó de Honduras a Texas, está arrepentido de haber confiado en el hombre.

Según el relato de Aguilar García, Morales-Gómez, de 27 años, llegó a su casa porque su pareja es la madre de su esposa.

Aguilar García y Siara Sánchez recibieron al inmigrante sin imaginar que ahí empezaría su pesadilla.

“Yo por ser buena persona le di mi apartamento porque ellos venían llegando, pero mire lo que me causaron, el problema en el que me metieron”, dijo Aguilar a Univision.

Sin embargo, la pareja de inmigrantes también tiene mucho que explicarle a las autoridades.

A raíz del arresto de Morales Gómez, Aguilar y su esposa perdieron la custodia de sus hijos de 9 meses, 3 y 8 años. La División de Servicios de Protección al Menor (CPS) considera que los menores podrían estar en peligro. El mayor de los hermanos presentaba moretones en la barbilla, mejilla y abdomen, de acuerdo con el reporte de Chron.com. Unos exámenes médicos a la bebé de 9 meses evidenciaron una fractura craneal

“Me siento destrozado en dos maneras, destrozado por lo que le pasó a Kevin y destrozado por lo que nos está pasando a nosotros con nuestros niños”, agregó.

Aunque Aguilar García dijo que no detectaron un patrón de abuso contra el niño y aseguran cuidar de sus hijos,  las autoridades no le creen la versión.

A finales de enero, empleados del Kindred Hospital – Northwest llamaron a la Policía luego de que Morales – Gómez llevara a su sobrino con moretones por todo el cuerpo.

Pero no solo eran moretones, el menor tenía un severo trauma a la cabeza y el labio partido.  El niño murió el pasado domingo solo en Texas Medical Center, de Houston.

El pequeño Kevin murió en el hospital debido a las lesiones por los golpes.

Morales-Gómez enfrenta cargos de maltrato de menores y permanece en la cárcel en espera de la próxima audiencia.

Al hondureño se le fijó una fianza de medio millón de dólares.