7 recomendaciones para practicar sexo seguro

El sexo seguro evita toda tensión y preocupación que pueda surgir en materia de salud
7 recomendaciones para practicar sexo seguro
Foto: Shutterstock

Aunque placentero, el sexo es una actividad potencialmente peligrosa para la salud, por lo que se toman medidas que reduzcan dichos riesgos en circunstancias especiales, con el fin de practicar sexo seguro.

En los siguientes apartados conocerás siete recomendaciones habituales orientadas al sexo seguro y libre de riesgos.

1. Usa condones

Como afirma salud.edomex.gob.mx, los condones son muy confiables al momento de evitar enfermedades, por lo que debes incentivar su uso a tu pareja. Hay condones para mujeres y hombres, pero ambos no pueden usarse al mismo tiempo porque se produciría un rompimiento.

2. Anticonceptivos

Si se utilizan adecuadamente, los anticonceptivos hormonales tienen un 99% de efectividad para impedir embarazos. Ellos actúan sobre los ciclos continuos de fertilidad, razón por la cual deben ingerirse como las instrucciones lo indiquen.

3. Haz pruebas

Realizarte exámenes médicos es una manera responsable de manejar tu sexualidad, podrás evitar el contagio involuntario de ETS y poner en riesgo a tu pareja.

4. Evita el sexo de alto riesgo

Se considera sexo de alto riesgo toda penetración anal o vaginal sin uso de condón, y también las relaciones sexuales que se mezclen con drogas y alcohol, además de prácticas contrarias a la monogamia.

Pregúntale a tu pareja si ha incurrido en el sexo de alto riesgo para así tomar la decisión adecuada.

sexo
Foto: Shutterstock

5. Sé higiénico

Es aconsejable no cepillarse los dientes inmediatamente después del sexo oral, lavarse las manos después de tocar los genitales, y evitar todo contacto con heridas en la piel.

6. Monogamia

La monogamia fortalece la relación y ayuda a tener sexo seguro, una relación sexual cerrada es más satisfactoria y segura que una de índole abierto.

7. Sexo consensuado

Tener sexo consensuado es una forma de estar seguro, todo juego o situación que se desarrolle durante la relación sexual debe tener aprobación de todas las partes.

El disfrute responsable de la sexualidad te libra a ti y a tu pareja de muchas complicaciones y riesgos realmente innecesarios. Si sigues estas recomendaciones y hablas regularmente con un sexólogo, es muy probable que ni tú ni tu pareja sexual tengan verdaderas complicaciones.