Las leyes de libertad bajo fianza no se tocan

Defensores de la justicia penal y la inmigración instan a la Legislatura al gobernador Cuomo a no ceder presiones que buscan se revise la legislación de fianzas que entró en vigor en enero pasado
Las leyes de libertad bajo fianza no se tocan
La asambleísta Catalina Cruz, apoya que la legislación de fianzas no sea revisada.RAPP CAMPAIGN 
Foto: RAPP CAMPAIGN  / Cortesía

NUEVA YORK.-  Una amplia coalición de defensores de la justicia penal y la inmigración de Nueva York exigieron  este miércoles en Albany al gobernador Andrew Cuomo y a la Legislatura que protejan la reforma de la fianza y aprueben la llamada Hoja de Ruta para hacer prevalecer la justicia.

Los activistas hicieron una manifestación y posterior conferencia de prensa en el Capitolio estatal en Albany, aprovechando el inicio de la audiencia anual de presupuesto de protección pública, en la que se tiene previsto aprobar una legislación adicional para proteger a los inmigrantes y poner fin a la criminalización masiva.

“Hemos pedido durante la audiencia de presupuesto que nuestros colegas hagan las preguntas críticas a la administración y escuchen las voces de los defensores. Mi compromiso es absolutamente no hacer retrocesos a las reformas de las fianzas y seguir adelante hasta que realmente consigamos esta Hoja de Ruta”, dijo la asambleísta Catalina Cruz, demócrata que representa al distrito 39 de Queens.

El portavoz de la Asamblea estatal, Carl E. Heastie, dijo que se debe tener cuidado de no apresurarse a hacer cambios que puedan hacer que más personas sean encarceladas antes de su juicio y antes de que hayan sido condenadas por un delito.

“Esta ley solo ha estado vigente por seis semanas. Como con todas las nuevas leyes, necesitamos monitorear su implementación. Necesitamos diferenciar los hechos de la ficción y no confiar en el sensacionalismo y las historias escogidas. Debemos usar hechos y datos para determinar cómo funciona la ley”, declaró Heastie.

Voces detractoras de la ley

Las reformas al sistema de fianza aprobada en enero por la Legislatura han sido blanco de críticas radicales. Uno de sus detractores ahora es el propio alcalde de Nueva York Bill de Blasio y el Departamento de Policía de la Ciudad (NYPD).

Presionado por la comunidad judía después de una serie de ataques antisemitas el mes pasado, De Blasio instó a la Legislatura estatal a revisar las flamantes reformas de fianzas.

“Donde creo que hay un acuerdo real, es que la ley de reforma de las fianzas necesita ser enmendada. Lo creo firmemente”, dijo De Blasio.

En su oportunidad el jefe del NYPD, Terence “Terry” Monahan, comentó que debido a la reformas de fianzas, “pronto habrá muchas personas potencialmente peligrosas, que volverán a estar en nuestras calles. Hay una posibilidad que el crimen aumente”.

Hoja de Ruta de la justicia

La coalición de defensores de la justicia penal y la inmigración dijo en Albany que se opone a cualquier retroceso o cambio a las leyes de libertad bajo fianza.

Más bien plantearon a los legisladores que adopten la Hoja de Ruta de la justicia que comprende una lista de proyectos de ley que abordarán los daños causados ​​por la excesiva vigilancia policial, la separación de familias, trato inhumano y falta de protecciones de debido proceso.

“No necesitamos legisladores en Nueva York que solo buscan ser reelegidos. Los necesitamos en Albany para hacer lo correcto. No al retrocesos a las reformas de fianzas. Necesitamos la abolición del aislamiento solitario, la ley  HALT para liberar a las personas mayores de prisión, derogar la ley 50-A que permite el secreto policial y más”, dijo Stanley Fritz, de la organización Acción Ciudadana de Nueva York.

Los defensores dejaron en claro que se niegan a permitir que las cuestiones de justicia se utilicen como moneda de cambio entre sí en las negociaciones presupuestarias y pidieron a los legisladores que tomen medidas adicionales para la justicia.

Anne Oredeko, de la Unidad de Justicia Racial de Legal Aid Society comentó que la  Hoja de Ruta de justicia debe cumplirse. “Nuestro Senado, la Asamblea y el gobernador deben intensificar su apoyo a esta medida. Si no lo hacen, lo recordaremos. Nuestros recuerdos son largos y somos fuertes”, subrayó  Oredeko.

Rosa Cohen-Cruz, de Defensores de El Bronx, destacó que es de vital importancia que se apruebe la ley de protección de los tribunales que prohibiría que los agentes inmigración, hagan arrestos allí. “Nadie debería preocuparse por si ICE los arrestará o no en el juzgado. Apoyamos plenamente la Hoja de Ruta de la justicia”, agregó Cohen-Cruz.

José Saldaña, director de la Campaña por la Liberación de Personas en la Cárcel, abogó por la aprobación de la ley para dejar en libertad condicional a los adultos mayores.

“Algunos de mis mentores permanecen en prisión y deberían haber salido conmigo cuando fui liberado. Morirán tras las rejas a menos que los legisladores aprueben la Ley de libertad condicional justa y oportuna”, insistió Saldaña.

El nuevo escenario

La ley que puso fin a las fianzas que entró en vigor el pasado 1 de enero se aplica a  las personas acusadas de haber cometido delitos e infracciones menores no violentas y que de acuerdo con los cálculos liberaría el pago en efectivo a cambio de la libertad. Los críticos han advertido que el nuevo escenario puede permitir que muchas personas pueden quedar en libertad, aunque tengan serios antecedentes penales y sean potencialmente peligrosas, o que a pesar de haber cometido crímenes de odio, que no son violentos, califican para no quedar detenidas. Esta falencia, según los detractores, es la que se quiere enmendar, y por ello piden a la Legislatura estatal revisar la legislación.