¡Qué partidazo! Atlético y Valencia sacaron chispas y levantan la mano para pelear por La Liga

Un empate con sabor a Champions que muestra el nuevo nivel de los colchoneros
¡Qué partidazo! Atlético y Valencia sacaron chispas y levantan la mano para pelear por La Liga
El 'Cholo' Simeone está urgido de buenos resultados con el Atlético.
Foto: EFE

El Valencia y el Atlético de Madrid firmaron un vibrante empate en un electrizante partido en el que los visitantes dominaron el primer tiempo y los valencianistas se hicieron dueños del juego en el segundo con momentos de gran fútbol y alta intensidad.

Aunque el Atlético logró retirarse al descanso con ventaja de 1-2 tras controlar la primera parte, a la vuelta de los vestuarios el Valencia dominó con autoridad y sólo la falta de puntería le privó de más premio.

El Atlético salió mas enchufado. Su presión alta dificultaba la salida del balón a un Valencia al que le costaba manejarse en un centro del campo dominado con firmeza por su rival.

La mayor intensidad y mejor juego de los visitantes derivó en el primer gol de la noche tras una jugada entre Correa con Vitolo que finalizó Llorente para batir a Jaume Doménech.

Con más pundonor que juego, el Valencia logró empatar el partido con un gol de cabeza de Gabriel Paulista a cinco minutos del final del primer tiempo , pero el Atlético no tardó en responder y tres minutos después un gran gol de Thomas devolvió a los visitantes el mando en el marcador.

El segundo tiempo fue dominado por el Valencia, quien sacó partido: al 59, una falta lanzada por Parejo fue rematada tímidamente por Kondogbia para alojar lentamente el balón en la meta del Atlético sin que Oblak pudiera detenerlo.

El partido se convirtió en un intercambio de golpes frenético entre ambos contendientes, pero con mayor protagonismo para el Valencia, que había logrado dar un giro radical a sus sensaciones iniciales y al encuentro.

Muy a su estilo, el equipo del Cholo Simeone aguantó como sabe hacerlo y volvió a meterse en el parido hasta en la recta final y Morata puso a prueba a Jaume Domenech con un cabezazo que desbarató el meta local, si bien poco después Maxi Gómez desperdició en el remate otra nueva jugada fulgurante de los valencianistas.

Con Mestalla en plena ebullición, el partido entró en sus últimos instantes con el Valencia volcado, pero su falta de acierto ante la meta rival le condenó.