Expectativa ante labor de nueva cabeza del New York City Transit: Sarah Feinberg

Aunque algunos ven su llegada al cargo como un posible aumento de mano dura a evasores, otros elogian el perfil de la funcionaria y esperan que su liderazgo contribuya a solucionar la crisis del transporte

Sarah Feinberg, presidenta interina de NY City Transit, quien asumirá su posición el 9 de marzo próximo.
Sarah Feinberg, presidenta interina de NY City Transit, quien asumirá su posición el 9 de marzo próximo.
Foto: MTA/Andrew Cashin / Cortesía

El próximo 9 de marzo, Sarah Feinberg, quien actualmente preside el Comité de Tránsito de la MTA, asumirá de manera interina las riendas del New York City Transit que maneja los asuntos del transporte público en la Gran Manzana. La funcionaria reemplaza en el cargo al saliente presidente de esa unidad, Andy Byford, cuya renuncia le rompió el corazón a decenas de neoyorquinos, entre ellos al propio alcalde Bill de Blasio, quienes estaban muy contentos con el trabajo que venía haciendo el británico para mejorar la crisis del Subway y los autobuses en Nueva York.

Y aunque la nueva cabeza temporal del New York City Transit todavía no ha asumido su cargo, desde ya hay quienes han empezado a verla con lupa, no solo por ser aliada del gobernador Andrew Cuomo, quien la nombró a la Junta Directiva de la MTA, sino por el perfil que tiene sobre algunos asuntos del transporte que ha defendido, como el apoyo al aumento de fuerza policial en el Subway, punto bastante criticado por activistas y defensores de pasajeros por hechos como las detenciones y el hostigamiento a vendedores ambulantes en el sistema.

Asimismo, Feinberg defendió en el pasado mayor dureza con los reincidentes de evasión de tarifas que se salten el torniquete y hasta sugirió mostrarlos públicamente. La Administración estatal la respalda plenamente.

“Sarah Feinberg tiene exactamente la experiencia necesaria para dirigir la NYC Transit y continuar el progreso realizado bajo el Plan de Acción del Metro, y tienen suerte de tenerla”, aseguró Dani Palange, vocero del gobernador Cuomo.

A pesar del apoyo mostrado, durante la reunión de la Junta Directiva que se realizó esta semana, en la cual la funcionaria estuvo muy atenta, se reiteró que su designación como cabeza de la unidad de Tránsito de Nueva York es temporal, y se afirmó que esa agencia “realizará una búsqueda de un reemplazo permanente”.

“Estamos encantados de que la presidenta Feinberg lidere el tránsito de la ciudad de Nueva York en este momento importante en la historia de la MTA“, dijo el presidente y director ejecutivo de la MTA, Patrick J. Foye. “Estoy seguro de que llevará adelante el progreso que hemos logrado para llevar el rendimiento a niveles récord, modernizar nuestro sistema para los clientes y aprovechar el éxito del Plan de Acción del Metro“.

Activistas le dan un voto de confianza

Tras el anuncio y refiriéndose a su nuevo cargo y la manera como liderará el manejo de esa oficina, Feinberg dijo:  “Estoy encantada de servir como presidenta de la New York City Transit. Como profesional del transporte, no hay mayor impacto en el servicio público que trabajar con las personas responsables del transporte seguro y eficiente de ocho millones de neoyorquinos todos los días”.

Y sobre los retos que la nueva jefa tendrá que afrontar, y el temor de que promueva una política de mano dura contra evasores que pudiera criminalizar la pobreza, grupos defensores de los pasajeros y organizaciones que abogan por soluciones a la crisis del transporte en la Gran Manzana han mostrado un voto de confianza en la funcionaria. Un elemento que destacan es que al ser parte de la MTA ya, conoce bien el funcionamiento y tiene el conocimiento que se necesita para impulsar un buen trabajo en los próximos meses.

desamparados en el metro

“Somos afortunados en tener a alguien del calibre y experiencia de Sarah Feinberg para liderar el tránsito de la ciudad de Nueva York. El sistema de tránsito de la ciudad se encuentra en un momento crítico y la agencia necesita un liderazgo sólido para cumplir con los objetivos del Programa Capital 2020-2024“, dijo Nick Sifuentes, director de la organización Tri-State Transportation Campaign.

“Hay mucho trabajo por hacer, y la amplia experiencia de Feinberg en transporte la convierte en la mujer adecuada para el papel. Además, felicitamos a la MTA por expandir la diversidad en su liderazgo”, agregó.

Danny Pearlstein, de la organización Riders Alliance, también se sumó a las voces de apoyo para con la funcionaria, pero hizo un llamado a que aborde las necesidades más urgentes que requiere el sistema de transporte.

“Es un trabajo grande y Sarah Feinberg tiene lo necesario para hacerlo bien. Nos gustaría verla concentrarse en reducir los retrasos, acelerar los trenes y maximizar el potencial de los rediseños de autobuses para proporcionar viajes más rápidos a los pasajeros”, dijo el activista.

Experiencia desde la Administración Obama

La funcionaria, quien fue administradora federal de Ferrocarriles durante el gobierno de Barack Obama, será la responsable de supervisar la fuerza laboral de 48,000 empleados y las operaciones de los subterráneos, autobuses, servicios de paratránsito de la ciudad de Nueva York y el ferrocarril de Staten Island.

Y aunque los efectos de la labor de Feinberg se sentirán en el día día del transporte masivo en los cinco condados, en las calles la mayoría de los usuarios latinos no están muy enterados de los cambios de liderazgo en el Tránsito de Nueva York y coinciden en afirmar que independientemente de quien esté arriba, quieren soluciones.

“Yo no sé quien es esa mujer, pero lo que yo le pido es que arregle esta vaina rápido, que los trenes están funcionando muy mal”, aseguró la dominicana Cipriana Molina.

Asimismo, el mexicano Lázaro Martínez, quien usa el tren seis días a la semana para llegar desde su casa en El Bronx hasta el restaurante donde trabaja en el Bajo Manhattan, pidió un buen manejo del cargo.

“Nunca oí hablar de esa señora, pero ojalá y haga las cosas bien y que no vaya ahora a querer atacar más a la gente que a veces no tiene dinero y se pasa sin pagar. Sería bueno que el dinero que gastan en policías lo gastaran en tarjetas para ellos, porque a uno muchas veces no le alcanza”, dijo el trabajador.