Coronavirus: Cómo hacer tu propio alcohol desinfectante para manos y tus toallitas para limpiar

Los productos desinfectantes están agotados en varias ciudades del mundo
Coronavirus: Cómo hacer tu propio alcohol desinfectante para manos y tus toallitas para limpiar
Los desinfectantes están escasos.
Foto: Shutterstock

Ante la creciente epidemia de coronavirus COVID-19 en el mundo, son varias las ciudades que reportan escasez de mascarillas y desinfectantes. Y es que ya sea por paranoia o por una necesidad real, los consumidores se han abalanzado a las tiendas departamentales y farmacias para comprar estos productos.

Si has vivido esta escasez en carne propia, te decimos cómo hacer tu propio alcohol desinfectante para manos y tus toallitas para limpiar, de acuerdo con las instrucciones de Miryam Wahrman, profesora de biología en la Universidad William Paterson de Nueva Jersey.

La receta

Todo lo que necesitas es alcohol, ya sea etilo (para beber) o isopropilo (para untar). Sólo asegúrate de que su concentración sea de 60 por ciento o más de alcohol. Como en ambos casos el alcohol es el ingrediente activo, bastará con frotar las manos con el líquido para desinfectarlas.

Wahrman le comentó al Business Insider que, para que esta práctica solución sea más amable con la piel, ella recomienda hidratar las manos con una crema, loción o con unas gotas de aceite de aloe vera una vez que el alcohol se haya secado.

De hecho, al alcohol isopropílico se le puede agregar aloe vera para hacer un producto parecido al alcohol desinfectante que se consigue en las farmacias; la única condición es asegurarse de mantener la proporción del 60 por ciento de alcohol o más en la preparación. “Si cae por debajo del 60 por ciento, la efectividad cae drásticamente”, aseguró la experta.

Para las toallitas desinfectantes, lo único que hay que hacer es tomar un pañuelo o una toalla de papel y frotarlos con cualquiera de estos dos tipos de alcohol o con tu preparación de aloe vera, y limpiar las superficies que desees, incluidos teclados o teléfonos. Así de sencillo.

Pero para Wahrman, la mejor medida es el lavado continuo de las manos: mientras los desinfectantes no logran eliminar todo los gérmenes, lavarse las manos adecuada y constantemente suprime prácticamente todos los patógenos de la piel.