Demandan investigar fines electorales de Trump en su empeño por eliminar el TPS

Gobierno pondría en riesgo a más de 400,000 inmigrantes como maniobra de campaña para reelección de Trump

Demandan investigar fines electorales de Trump en su empeño por eliminar el TPS
Foto: Alex Wong / Getty Images

A raíz del reporte que en noviembre publicó el Comité de Relaciones Exteriores del Senado a cargo de Bob Menéndez, el cual revela las motivaciones políticas del presidente Donald Trump para eliminar el programa de Estatus de Protección Temporal (TPS), más de 50 organizaciones demandaron llevar a cabo una investigación sobre las intenciones del mandatario que consideran son antiéticas y posiblemente ilegales.

Los grupos defensores de los derechos civiles enviaron este jueves una carta al Comité de Asuntos Internacionales de la Cámara de Representantes en la que exponen su preocupación por los planes del gobierno federal para acabar con el programa migratorio que ampara a unos 400,000 inmigrantes de El Salvador, Honduras y Haití.

Quitar la protección humanitaria a los refugiados de estos tres países, señalan, conducirá a la separación forzada de las familias, ya que alrededor de 273,000 niños estadounidenses quedarían sin sus padres que están bajo el TPS, menores que serían carne de cañón para las pandillas que operan en Centroamérica, como las infames MS-13 y Calle 18.

El TPS en juego político

Para que se alineen

La administración Trump también contempla despojar del TPS a los originarios de Nicaragua, Sudán y Nepal, según el informe del senador Menéndez, el cual está basado en comunicaciones entre funcionarios y diplomáticos, quienes advierten al gobierno federal de las graves consecuencias que tendría el eliminar el programa.

La misiva refiere los peligros a los que se enfrentarían los inmigrantes de esos países en caso de que les quiten el TPS y sean deportados citando un reciente reporte de Human Rights Watch (HRW) que documenta más de 200 casos de salvadoreños que luego de ser deportados fueron víctimas de la violencia de las pandillas, de los cuales al menos 138 fueron asesinados, otros fueron torturados y algunos más se reportan como desaparecidos.

“Con pleno conocimiento de estas consecuencias, los funcionarios designados políticamente por la administración Trump no sólo han avanzado con sus planes de terminar el TPS, sino que aceleraron los tiempos para que El Salvador, Honduras y Haití, entre otros, se alineen mejor con la campaña de reelección de Trump”, señala la carta.