Jornaleros de Nueva York no le temen tanto al contagio por coronavirus sino sus efectos devastadores en la economía

Cuando las autoridades avizoran una "avalancha de nuevos casos", centenares de inmigrantes, que buscan en la ciudad cada mañana un trabajo provisional, empiezan a presentir que el COVID-19, devastará aún más la oferta laboral.
Jornaleros de Nueva York no le temen tanto al contagio por coronavirus sino sus efectos devastadores en la economía
El colombiano Edgar Marino resume los temores de la clase trabajadora en NYC
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

El avance del coronavirus (COVID-19) en la Gran Manzana, podría significar un “calvario” adicional para centenares de jornaleros, en su mayoría inmigrantes latinoamericanos, que todas las mañanas apuestan a conseguir un trabajo provisional en la esquina de la calle 69 con Avenida Roosevelt, en otros puntos de la ciudad y ahora en redes sociales.

El relato personal de Edgar Marino, un inmigrante colombiano de 44 años, resume algunos temores y escenarios de la fuerza laboral de la construcción y de servicios domésticos ante los estragos que podría implicar el nuevo virus, justamente este martes cuando se confirma un total de 173 contagiados en Nueva York, el estado en donde más casos se han reportado en todo el país.

“Ya los jornaleros en Nueva York, veníamos en los últimos seis años sintiendo el peso del abuso de algunos empleadores que se aprovechan de la necesidad de los inmigrantes, para pagarles por debajo del salario legal, además de un bajón en las plazas de trabajo temporal. Ahora este virus más que temor a la clase trabajadora, lo que podría causar en una depresión económica que corte más aún las oportunidades”, opinó el también activista de la coalición New Inmmigrant Community Empowerment (Nice).

José Cruz, de 55 años, un mexicano indocumentado que se debate todas las mañanas en buscar una “chamba que le arregle el día”, tanto por las redes sociales como en la “parada” de la Avenida Rooselvet, cuenta que los contratistas que lo contactaron  la semana pasada cancelaron un par de demoliciones previstas en Manhattan

“Ya veníamos mal, porque los empleadores le están teniendo miedo a emplear a gente sin papeles. Ahora con esta enfermedad que apareció, muchos trabajos pequeños se están cayendo. Uno que ha sobrevivido a tantas cosas no puede asustarse por eso, porque simplemente si duro una semana más sin trabajar no podré pagar la renta. Quizás no me mate el coronavirus, pero si la falta de trabajo”, confesó José.

Jornaleros a la “caza” de una oportunidad en las calles de Queens.

“Si no hay trabajo hoy, quizás no coma”

En las oficinas de Nice, una organización de base comunitaria que acompaña todas las mañanas a cientos de jornaleros a conectar con oportunidades de trabajo, se observa que el temor a la expansión del cuadro viral tiene otra cara.

A juicio de José Payares, directivo de Nice, no existe un pánico generalizado precisamente por la enfermedad, sino por los efectos que podría traer a la economía.

“Que se reporte una desaceleración en la actividad comercial, de servicios, del área de construcción, en esta ciudad, como ya se ha visto en otros países, que obligue a la gente a aislarse y no pueda estar en centros públicos, es lo que realmente genera miedo, porque eso implica que tampoco habrá trabajos temporales”, subrayó Payares.

Los jornaleros son una población vulnerable que se cuenta en miles en el condado de Queens, que tienen una filosofía muy clara: “si no hay trabajo hoy, quizás no como”.

De acuerdo con algunos cálculos de organizaciones laborales en Queens, Brooklyn y Staten Island, todos los días salen a las calles de la Gran Manzana, entre 8,000 y 10,000 hombres y mujeres a “ganarse la vida” como jornaleros.

Nosotros no tenemos seguro médico, pero eso es lo de menos, porque aquí nadie te va a negar la atención. Eso se resuelve, el problema es que si se viene una epidemia mayor, a nosotros los jornaleros nos mandan para la casa, porque no hay actividades y es lo mismo que enviarnos a la muerte”, agregó Cruz, quien tiene 10 años haciendo trabajos temporales desde que emigró de su natal Puebla.

José Payares de la directiva de Nice: “los trabajadores no tienen temor al virus, sino a sus efectos en las oportunidades de empleo”.

OSHA actualiza información por el Covid-19

La directora de Nice, Claudia Zamora, explica que desde antes que aparecieran los primeros casos de coronavirus en Nueva York ya venían divulgando información de seguridad y de higiene, a las centenares de personas que visitan la organización, buscando apoyo para su sustento diario.

Solamente en 2019, en los horarios matutinos de 7:00 a 11:30 reportan haber recibido a 7,500 personas que aspiraban una oportunidad laboral que casi siempre se traduce en unas horas diarias.

“Replicamos en nuestras redes, los mensajes del Departamento de Salud para que se tomen medidas mínimas de higiene, pero también tratamos de establecer nuevos códigos de saludo y de contacto, porque como bien sabes los latinoamericanos somos muy cercanos en nuestra interacción con los demás”, dijo Zamora.

De igual forma, se insiste que el estatus legal o no contar con un seguro médico no será una barrera para buscar atención, en caso de que presenten síntomas de esta y cualquier otra enfermedad.

“Se trata de una de las preocupaciones que ya en la fuerza laboral de la ciudad, creo que está suficientemente superada“, apuntó la organizadora comunitaria.

Por su parte, en la Alianza Ecuatoriana Internacional (AEI), en Queens, en donde también se promueven talleres de formación y de certificación de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) obligatorio para todos los trabajadores de la construcción en la ciudad de Nueva York, se están adaptando a las nuevos recursos para difundir información sobre la prevención y el manejo del COVID-19 en los lugares de trabajo.

“Las medidas preventivas se vienen difundiendo desde hace muchas semanas atrás, a las centenares de personas que asisten a nuestra capacitación de seguridad en sitios de construcción, como bien sabes es muy difícil que alguien pueda trabajar sin esta información”, precisó Aida Illisaca de AEI.

La página web de OSHA actualizó sus recursos y sus contenidos. Ahora, proporciona información a los trabajadores y empleadores sobre el brote de coronavirus y su evolución, lo cual incluye enlaces a una guía provisional y otros recursos para la prevención de la exposición y a la infección con el nuevo coronavirus.

Con la entrada en vigor la ley 196, aprobada por el Concejo Municipal de Nueva York, que impone nuevos requisitos de seguridad, como completar el curso OSHA 10 y OSHA 30, para proteger a los trabajadores de la construcción, muchos de ellos jornaleros e indocumentados.

También se obliga a los titulares de los permisos de construcción –que pueden ser contratistas, subcontratistas y dueños de propiedad−, a proporcionar una mayor capacitación en seguridad laboral. Además, la legislación impone elevadas multas a los empleadores que incumplan la ley y que incurran en violaciones graves.

La venezolana Angélica Peña describe una temporada de invierno muy difícil.

“Venimos de un invierno malísimo”

Pero para la trabajadora temporal venezolana, Angélica Peña, quien busca ofertas de trabajo cada amanecer, desde hace un año que vino a Nueva York, también manifiesta otras precupaciones, muy distintas a la del contagio.

La inmigrante coincide con muchos de sus compañeros, en que se vivió de una temporada “malísima” de invierno, en donde por definición para los jornaleros y todos los que buscan algo qué hacer, estaban muy preocupados.

“La posiblidad de que empiecen a cerrar sitios por el coronavirus, en un momento en que han bajado mucho las ofertas laborales, sería un escenario muy terrible. Dónde voy a ir trabajar. Yo me quedo impresionada, porque hoy estoy en grupo de búsqueda de trabajo, que en promedio pagan $160 a $180 por demolición. Ahora, están pagando $100. Ya teníamos como preocupación los abusos de los empleadores”, concluyó Peña.

Preparados para una “avalancha de casos”

Este martes, durante la sesión informativa sobre coronavirus, el gobernador Andrew Cuomo, confirmó 31 casos adicionales en el estado de Nueva York, elevando el total estatal a 173, al cierre de esta edición.

Los casos nuevos incluyen 10 en el condado de Westchester, 17 en Nueva York, 2 en el condado de Nassau y 2 en el condado de Rockland.

El Dr. Mitchell Katz, director de NYC Health + Hospitals, reveló que están preparando para una avalancha de casos de COVID-19, y agregó que los hospitales locales darán de alta a los pacientes actuales para atender a los pacientes entrantes de coronavirus.

Estamos preparados en el Hospital Bellevue y en todos nuestros centros hospitalarios, donde tendríamos muchos pacientes con dificultad respiratoria, daríamos de alta rápidamente a aquellos pacientes que están en el hospital ahora y no necesitan estar en el hospital porque pueden ser atendidos de manera segura en casa “, dijo Katz.

En las áreas de emergencias, cancelarán las cirugías y visitas ambulatorias, agregó.

El Alcalde Bill De Blasio coincidió en que estamos en la etapa en donde el número de casos seguirá subiendo en la medida en que se sigan haciendo las pruebas en laboratorios locales.

“Están llegando tan intensamente nuevos diagnósticos ahora, que es imposible poder brindarle un desglose detallado de su caso, no estamos en esa posición para hacerlo en este momento, porque hay muchos que se adelantan“, concluyó De Blasio, este martes al mediodía en el Hospital Bellevue en Manhattan.

Avance de COVID-19 en NY

  • 173 personas han resultado positivas en las pruebas de descarte de coronavirus.
  • 17 nuevos casos de coronavirus de confirmaron este martes al cierre de esta edición.
  • 2,000 residentes de la Gran Manzana están en aislamiento voluntario.
  • 30 personas están en cuarentena obligatoria.
  • 108 casos confirmados están en el condado de Westchester, justo al norte de la ciudad de Nueva York, significando la localidad más afectada por el avance del virus.