Todo comenzó con dolor de cabeza y cansancio, cuenta mujer que “se curó sola” del coronavirus en Washington State

Recibió instrucciones de irse a casa, descansar y consumir grandes cantidades de líquidos

Todo comenzó con dolor de cabeza y cansancio, cuenta mujer que “se curó sola” del coronavirus en Washington State
Elizabeth Schneider tiene 37 años
Foto: captura cnn / Cortesía

Elizabeth Schneider, una científica de 37 años que se ha recuperado completamente del coronavirus aislándose en su casa en Seattle (Washington), se convirtió ahora en un rayo de esperanza mundial.

Schneider tuvo una experiencia relativamente leve con el virus que para miles de personas ha sido mortal.

Hasta ahora, Washington, estado del noroeste fronterizo con Canadá, ha sufrido la mayor cantidad de muertes por la enfermedad en EEUU, al menos 30.

Schneider, que tiene un doctorado en bioingeniería, le dijo a la agencia France-Press que estaba compartiendo su historia “para dar a la gente un poco de esperanza”.

Su historia es más común de lo que uno podría pensar: las autoridades sanitarias de EEUU dicen que el 80% de los casos han sido leves y ambulatorios. Los restantes que necesitaron hospitalización afectaron principalmente a ciudadanos mayores de 60 años y aquellos con afecciones preexistentes como diabetes, enfermedades cardíacas o pulmonares.

Schneider reveló cómo comenzó a experimentar síntomas parecidos a la gripe el 25 de febrero. Los síntomas ocurrieron tres días después de que asistió a una fiesta que luego se identificó como el lugar donde al menos otras cinco personas atraparon el virus.

“Me desperté y me sentía cansada, pero no era más que lo que normalmente sientes cuando tienes que levantarte e ir a trabajar, y había estado muy ocupada el fin de semana anterior”, relató.

Sintió un dolor de cabeza alrededor del mediodía, junto con fiebre y dolores en el cuerpo. Esto fue suficiente para que dejara su oficina y se fuera a casa.

Tomó medicamentos de venta libre para la gripe y llamó a un amigo por si acaso necesitaba ir al hospital, pero la fiebre disminuyó en los días siguientes.

Schneider supuso erróneamente que no tenía COVID-19 porque no experimentó los síntomas habituales, como tos o falta de aire.

Estaba al día con su vacuna contra la gripe, pero pensó que su enfermedad se debía a una cepa diferente. Cuando visitó a su médico, recibió instrucciones de irse a casa, descansar y consumir grandes cantidades de líquidos.

El 7 de marzo recibió una llamada con las malas noticias: había dado positivo por COVID-19. Sorprendentemente, Schneider se sintió aliviada. “Me sorprendió un poco, porque pensé que era un poco genial”, dijo, y agregó que lo encontraba interesante desde una “perspectiva científica”.

“Si crees que lo tienes, probablemente lo tengas”, dijo Schneider. “Si sus síntomas no son potencialmente mortales, simplemente quédese en casa, medíquese con medicamentos de venta libre, beba mucha agua, descanse mucho y vea los programas que desea ver”.

Aún así, advirtió que es importante considerar a las personas de alto riesgo.

“Obviamente, no es algo de lo que no se debe hablar por completo, porque hay muchas personas de edad avanzada o con problemas de salud subyacentes”, dijo. “Esto significa que debemos estar más atentos a la hora de quedarnos en casa, aislarnos de los demás”.