Cómo detectar a un buen inquilino antes de poner tu propiedad en manos de un extraño

Las recomendaciones son tanto para dueños como para generar buenos inquilinos

Cómo detectar a un buen inquilino antes de poner tu propiedad en manos de un extraño
Puedes obtener información sobre tu futuro inquilino con pequeños detalles.
Foto: Andrea Piacquadio / Pexels

Si hiciéramos una encuesta, estamos seguros que muchos de los propietarios definirían a un buen inquilino como aquella persona que es puntual en el pago de su renta, que no genera problemas con los vecinos, sigue las reglas, cuidan la vivienda, mantienen una buena comunicación con el dueño, reportan las fallas y reparaciones a tiempo, si cuentan con niños o mascotas, son responsables de los cuidados fuera y dentro del hogar, entre otras cualidades no menos importantes que las mencionadas. Pero cómo saber todas estas características mucho antes de firmar un contrato con algún extraño.

Aunque estando desde el otro punto de vista, como alguien que alquila una casa para poder vivir en ella por un tiempo determinado, pareciera que el dueño tiene una vida simple y fácil de solo estirar la mano y recibir dinero; la realidad es que gestionar una propiedad para que alguien que no conoce resida en ella, puede ser una actividad estresante y más si ese desconocido no resulta ser una persona responsable en toda la extensión de la palabra, el martirio puede parecer interminable.

Ante este panorama, Timmie Ryerson, CEO Fundador de Smart Property Systems, compartió en Forbes algunas consejos para poder detectar a un buen inquilino y, si tú eres quien alquila, procures serlo.

Para Ryerson todas las personas son amables; aunque hay otras mejores para rentar. Para descubrirlo, es recomendable tener una evaluación previa del inquilino. Pero lo importante no es el puntaje de crédito en el historial, sino la cantidad de crédito que tienen y el pago de sus deudas lo que le dará mejor perspectiva de conocimiento para saber la responsabilidad financiera de la persona que revisa.

Asimismo, cuando tenga esta información, realiza un análisis de tal manera de que puedas verificar que los pagos de sus deuda sumados a los que va a adquirir con el precio de alquiler que pones, deban ser inferior al 50% del total mostrado en su talón de pago de su empleador. Si un inquilino no tiene deudas, el pago del alquiler que una persona debería solventar con facilidad no debe ser mayor al 33% de sus ingresos después de impuestos y retenciones.

También debes buscar referencias de su empleador para conocer más acerca de su trabajo y de su anterior propietario. Ryerson señala que muchas personas utilizan amigos como sus referencias, pero puede descubrirlas al realizar preguntas claves como de cuánto fue su depósito anteriormente u otra información que sólo los dueños podrían saber. Si descubre la falsedad, entonces, tiene un dato adicional: no es confiable.

Cuando revises el historial de crédito y criminal, no olvides corroborar directamente con las autoridades del condado donde vivió su posible inquilino si tuvo alguna orden de desalojo previas. Es buena señal que no haya registros de su persona.

Finalmente, Ryerson sugiere ver las condiciones exteriores e interiores del automóvil del solicitante. Un pretexto para hacerlo, es quedar en revisar detalles del contrato de arrendamiento en su propio automóvil. Si ve descuido, residuos de comida, interiores maltrechos o simplemente lo percibe impecable, así como puede esperar que cuiden de su propiedad.

Si eres propietario, no generes desidia en realizar esta investigación antes de que te arrepientas y sea tarde; si eres un inquilino, sé responsable y cuida de la vivienda, porque aunque no sea de tu propiedad, es tu hogar.

 

-También te puede interesar: