Crisis hospitalaria, el ‘talón de Aquiles’ de Nueva York

La falta de ventiladores y mascarillas podrían determinar la suerte de miles de contagiados con el virus a través del estado y la ciudad

En Nueva York está en vigencia la orden de cerrar todos los negocios no esenciales en un esfuerzo por detener la propagación del coronavirus.
En Nueva York está en vigencia la orden de cerrar todos los negocios no esenciales en un esfuerzo por detener la propagación del coronavirus.
Foto: Peter Foley / EFE

NUEVA YORK.- Tanto el gobernador del estado, Andrew Cuomo como el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio se vieron abrumados por el desborde de infectados con coronavirus y casi simultáneamente clamaron este domingo por “más ayuda federal urgente”.

La declaración de ambos en ese sentido dejó en evidencia que la Declaración de Desastre Mayor para Nueva York, emitida la víspera por la administración Trump fue insuficiente o por lo menos no llega con la celeridad que exige la ola de contagios desatada en el estado y la ciudad de Nueva York, declarados ya como “epicentro de la pandemia” en el país.

El estado de Nueva York registraba unos 15,168 contagios, lo que representa, dijo Cuomo, 15 veces más casos que otros estados. De este total, 9,045 corresponden a la ciudad de Nueva York. Se cuentan 114 fallecimientos.

El Gobierno federal apeló por primera vez en la historia a la Ley Stafford, para combatir una emergencia de salud, ya que originalmente se la usa en respuesta a desastres naturales. La legislación permitirá a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) disponer recursos a los gobiernos estatales y locales.

El gobernador Cuomo planteó al Gobierno federal “nacionalizar de inmediato” las empresas que fabrican equipo médico, y que lo distribuya según las necesidades de los estados, además de hacerse cargo del envío de fondos en la lucha contra el avance del coronavirus.

El gobernador recordó que el presidente Trump tiene la potestad de recurrir a la Ley de Producción de Defensa para nacionalizar la producción de mascarillas, ventiladores y ropa para personal sanitario.

La vida de muchos depende de ventiladores

Entre tanto, el alcalde Bill de Blasio pidió la movilización del ejército porque tiene “un extraordinario poder médico y de organización”. De Blasio anticipó que el número de muertes subirá irremediablemente ante la falta de ventiladores.
“Se debe dar prioridad a los fondos porque necesitamos equipo médico ahora”, subrayó el alcalde.

Cuomo justificó su pedido de nacionalizar la producción y distribución del equipo médico por el aumento desmedido de los precios y citó como ejemplo las mascarillas, que de 85 centavos la pieza ahora se venden a 7 dólares cada una, y de los ventiladores, indispensables en las unidades decuidado  intensivo, aumentó de $16,000 a $40,000 cada uno.

Insistió en que cuando la situación está por encima de la capacidad del estado, es entonces cuando el Gobierno federal “debe nacionalizar la adquisición de equipo médico ya que tiene la capacidad de hacerlo a través de la Ley de Producción de Defensa y hacerse cargo de su distribución”.

Equipamiento urgente

Nueva York necesita 30.000 ventiladores para las unidades de cuidado intensivo para pacientes del contagiados con el COVID-19. Los responsables de la emergencia pronostican que Nueva York necesitará 37.000 unidades de cuidado intensivo, actualmente sólo cuenta con 13.000.

“Esta es una situación imposible de manejar”, aseguró Cuomo durante una conferencia de prensa en la que dijo además que aumentarán de 53.000 a 110.000 las camas para afrontar la emergencia. El gobernador coincidió con De Blasio, que si el Gobierno federal no interviene costará más vidas.

Hospitales de contingencia

Como parte del plan de abrir más plazas hospitalarias, Cuomo aprobó la instalación por parte del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, de cuatro hospitales, dos de ellos en centros de convenciones, los mismos que estarán operando desde este lunes.

Los hospitales serán acondicionados en las residencias de estudiantes de dos campus de la Universidad pública del Estado (SUNY) y los centros de convenciones Javits, en Manhattan, y el de Westchester, al norte de la ciudad. También han identificado un antiguo centro de rehabilitación en el condado de Brooklyn con capacidad para 600 camas.

Jóvenes no acatan normas de distanciamiento

Un nuevo reporte sobre los contagios en la ciudad de Nueva York dio cuenta que 53 % de los nuevos casos son gente entre los 18 y 49 años Los jóvenes no están respetando el distanciamiento social establecido de 2 metros entre personas y que no haya más de 7 reunidas en el mismo lugar.

Al respecto el gobernador dispuso que las autoridades de la ciudad presente este lunes un plan para reducir la densidad de público que todavía se reúne en espacios públicos pese al avance del virus.
Cuomo se mostró alarmado por fotos y videos a más de constatar él mismo al visitar la ciudad de Nueva York el sábado, que la gente estaba reunida en números considerables en parques y plazas públicas. El gobernador hizo conocer su preocupación al alcalde Bill de blasio como al presidente del concejo Corey Johnson
Indicó que el sábado visitó la ciudad y se percató de la cantidad de gente reunida en un lugar y mostró fotos en que había gran número de jóvenes. Agregó que se reunió con el alcalde y el presidente del Concejo, Corey Johnson, y les pidió la elaboración de un plan para restringir al máximo la reunión de personas. La orden es que todos estén en casa, insistió Cuomo.

Se ensaya frenar al coronavirus con fármaco contra la malaria

La Agencia Federal de Alimentos y Fármacos (FDA), enviará 10.000 dosis de un nuevo tratamiento para los infectados con el coronavirus, indicó el gobernador Andrew Cuomo.
“Existe la teoría de que el tratamiento farmacológico podría ser útil. Tenemos personas que se encuentran en estado grave y el doctor Zucker, director de Salud del estado, se siente cómodo”, con intentarlo, declaró el gobernador.

El presidente Donald Trump, se refirió el fin a esta nueva terapia en una conferencia de prensa, tras lo cual el gobernador expresó el interés de Nueva York en el fármaco.
“Dije que Nueva York estaría interesada y que tenemos la mayor cantidad de casos y todos los profesionales de la salud me han recomendado que lo intentemos, así que lo intentaremos”, señaló.

El pasado jueves Trump habló sobre la hidroxicloroquina, una droga usada contra la malaria y la artritis.

Con información de EFE y despachos combinados