Fiscal de NY pide que se use el “voto en ausencia” para las primarias del estado

El objetivo es evitar la propagación del coronavirus

Para el 28 de abril están previstas las primarias de Nueva York.
Para el 28 de abril están previstas las primarias de Nueva York.
Foto: FREDERIC J. BROWN/AFP via Getty Images

Nueva York.- La fiscal general de Nueva York, Letitia James, quiere asegurarse que todos los votantes de Nueva York participen en las primarias demócratas programadas para el próximo 28 de abril, sin correr riesgos de propagar el coronavirus. Por ello pidió la suspensión de las votaciones en persona y, en su lugar, utilizar el voto ausente durante esos comicios.

“Los votantes no deberían tener que elegir entre su salud y el derecho a emitir un voto”, dijo James. “Si actuamos ahora, tenemos más de un mes antes de las elecciones primarias presidenciales y varias elecciones especiales en todo nuestro estado para tomar medidas y garantizar que cada votante elegible de Nueva York reciba una boleta de votación en ausencia. Hagamos que sea más fácil para cada elector emitir su voto sin propagar el coronavirus y poner en peligro la salud pública. La democracia no debe suspenderse si hay una alternativa segura”, indicó en un comunicado este fin de semana.

La Fiscal General está pidiendo que todos los votantes elegibles de Nueva York reciban automáticamente una boleta en ausencia para las elecciones del 28 de abril, incluidas las primarias presidenciales del partido demócrata, así como elecciones especiales para llenar escaños en el Distrito 27 del Congreso, el Distrito 50 del Senado, el Distrito 12 de la Asamblea, el Distrito 31 de la Asamblea y el Distrito 136 de la Asamblea.

James no es la única funcionaria pública de Nueva York que ha pedido al estado que promulgue temporalmente un sistema automático de votación en ausencia. El asambleísta Joseph Lentol anunció la semana pasada que presentaría un proyecto de ley en la Legislatura estatal que implementaría un sistema automático de votación en ausencia en caso de emergencia para las elecciones de abril, en un esfuerzo por detener la propagación del coronavirus.

Realizar el cambio que la Fiscal General pide reduciría, además, el probable impacto negativo en la participación y en la salud de los votantes y los trabajadores electorales, y podría evitar un impacto significativo en las economías locales, estatales y nacionales de Estados Unidos.