Este lunes se inicia el desafío de dar clases de manera remota a 1.1 millones de estudiantes de NYC

El Departamento de Educación indica que aún sigue el proceso de adecuación tecnológica para llevar tabletas e internet a familias vulnerables
Este lunes se inicia el desafío de dar clases de manera remota a 1.1 millones de estudiantes de NYC
En muchos casos los equipos de las escuelas serán prestados a los alumnos..
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Este lunes, centenares de maestros de las más de 1,600 escuelas públicas de la ciudad de Nueva York, deberán doblegar sus esfuerzos y su atención en uno de los mayores retos que ha tenido el Departamento de Educación de la Ciudad (DOE) en su historia, en medio de una emergencia de salud pública: ofrecer clases online a más de 1.1 millones de estudiantes en el distrito escolar más grande y diverso del país.

Durante la semana pasada todavía muchos maestros, desde Pre-K hasta 12 grado, interactuaban con sus alumnos y sus padres para tratar de dar el primer paso, en un proceso de enseñanza que es nuevo para toda la comunidad escolar y que podría ser el esquema utilizado hasta el fin del calendario escolar, ante la emergencia por la epidemia de coronavirus que cobra cada minuto más fuerza en la ciudad.

La dominicana Yanira Muñoz, madre de una estudiante de cuarto grado de la Escuela Pública 173 del Alto Manhattan, contó que en ese centro escolar le dieron la opción de prestarle una tableta en el plantel, en el caso de que no contara con una laptop o una computadora en casa.

“En nuestro caso no fue necesario, porque ya teníamos equipo, ya creamos la cuenta en el Google Classroom y veamos qué pasa. Posiblemente todos tengamos que ir adaptándonos. Hay que tener paciencia, por lo menos es una opción para que los niños no pierdan el tiempo en estos días tan duros”, comentó Muñoz.

De acuerdo con números relevados por fuentes del sistema escolar neoyorquino, cerca de 300,000 estudiantes no tienen un dispositivo conectado a internet en el hogar. En una primera etapa, se está dando prioridad a los niños y adolescentes más necesitados que residen en viviendas temporales para asignarle una tableta.

Los iPads asignados por DOE vendrán equipados con planes de datos de T-Mobile, de modo que los estudiantes que no tengan acceso a Wi-Fi en casa, aún podrán acceder a Internet.

Muchas escuelas de la ciudad, también usan Chromebooks para la instrucción regular, y el DOE todavía está proporcionando orientación a las escuelas sobre cómo prestarlas a los estudiantes.

“Todo está sobre la mesa para garantizar que nuestros estudiantes continúen recibiendo la educación de calidad que se merecen, y estamos agradecidos con Apple y T-Mobile por su asociación, ya que ambas compañías ofrecen importantes descuentos para sus productos y servicios”, dijo Isabelle Boundy, vocera de DOE.

Estudiantes de la Escuela Media 80 de El Bronx, con su principal Emmanuel Polanco, donde los alumnos tienen la capacidad de realizar sus tares en las computadoras y la posibilidad de llevar Ipads a sus casas.
En la mayoría de los casos los estudiantes están familiarizados con el mundo digital. Foto: Archivo El Diario

Otros desafíos: estudiantes con necesidades especiales

Pero el grupo de estudiantes con problemas de accesibilidad tecnológica, es apenas uno de los retos planteados. Además de eso, se encuentra el desafío con los estudiantes con necesidades especiales y todo un espectro de actividades que requieren del contacto personal. Será complicado asumir que durante esta primera semana, exista una regularización de un 100% de las clases.

Para la colombiana Josefina Peralta, de 35 años, el optimismo no es similar con el proceso de enseñanza a distancia, porque su hija de 10 años cursa clases en una escuela pública del Bajo Manhattan y tiene necesidades especiales.

“Mi hija, lamentablemente, tiene problemas para la lectura, ella requiere tratamiento especial y en la escuela lo tenía con psicopedagogos y otros especialistas. En este punto, no tengo todavía claro cómo voy hacer. Este lunes tengo una reunión en línea con la directora”, comentó Josefina.

Para apoyar a los maestros, la semana pasada se empezaron a desarrollar carpetas centrales de Google organizadas por grado, unidad y día, y plantillas que los docentes pueden modificar para personalizar las lecciones para sus alumnos.

Estos se actualizarán para inglés, matemáticas, estudios sociales, ciencias, artes, salud y bienestar y educación física. Los instructores pueden usarlos o aprovechar los recursos existentes que tienen disponibles.

“Todas las escuelas se están acercando al aprendizaje remoto con diferentes capacidades, por lo que estamos trabajando para nivelar todos los  planteles en el campo de juego, creando un dominio DOE G-suite para cada escuela. Esto incluye, una plataforma para que profesores, estudiantes y familias se conecten de forma remota”, informó Danielle Filson vocera del Departamento de Educación.

A juicio de Filson en el vasto paisaje de las escuelas de la Gran Manzana se está viviendo una transición muy fuerte al aprendizaje remoto, por lo cual resulta increíble que todos los detalles estarán ajustados este lunes.

“Nuestras escuelas tendrán la oportunidad de permanecer conectadas y comprometidas, y continuaremos trabajando juntos a través de este paisaje que cambia rápidamente, los estamos apoyando en cada paso, a través de la planificación de lecciones, distribución de alimentos y garantía de tecnología”, expresó.

Profesor Fuentes: el reto lo estamos asumiendo con optimismo. Foto: Fernando Martínez

Involucrando a los alumnos en otra experiencia

El maestro de música y canto, de origen boricua, Javier Fuentes, de 46 años, se muestra optimista con el proceso que inicia por primera vez en su gran experiencia docente de hacer seguimiento a sus decenas de alumnos de la escuela secundaria Phillipe Random de Hamilton Heights, en Manhattan.

“Yo estoy bien optimista, porque tengo al frente un reto adicional, porque soy maestro de música vocal, eso implica involucrar a mis alumnos en una experiencia adicional a través de programas que deben instalar en sus ordenadores, para grabar sus pruebas y que las podamos revisar y evaluar”, precisó.

Fuentes Agregó que de alguna forma ya durante más de 10 años se venía compartiendo información, tareas y evaluaciones con los alumnos a través de plataformas digitales.

“Pero ahora tenemos que tener un enfoque totalmente integral desde lo digital, y los profesores del área de artes, por ejemplo, debemos ser doblemente creativos”, concluyó.