Trump reevaluará la cuarentena a la vista de la crisis económica

El presidente considera que el remedio puede ser peor que la enfermedad

El presidente de Estados Unidos Donald Trump.
El presidente de Estados Unidos Donald Trump.
Foto: EFE

El presidente Trump usó su medio de comunicación favorito, Twitter, para mandar el mensaje — en letras mayúsculas–  de que va a reevaluar si el plan de cuarentena y aislamiento actual compensan los esfuerzos que se hacen por contener la enfermedad del Covid-19.

Estas medidas de cierre social y económico, ya adoptadas en China y otros países que han sido fuertemente afectados, han sido aconsejadas por médicos para detener el contagio de una enfermedad con una elevada tasa de mortalidad que está siendo mayor por la falta de medios para atender a los afectados en los hospitales.

El precio es una prácticamente segura recesión, un aumento del desempleo y fuerte caída de las Bolsas además de la necesidad de una intervención pública sin precedentes que lastrará la política económica durante décadas. Por otro lado, una gestión cuidadosa con los estímulos adecuados podría permitir que la salida de la crisis sea tan rápida como la entrada en ella además de salvar miles de vidas al evitar la propagación del virus.

Antes de la media noche del domingo, Trump dijo en Twitter: “NO PODEMOS PERMITIR QUE LA CURA SEA PEOR QUE EL PROBLEMA EN SÍ MISMO. AL FINAL DE  LOS 15 DÍAS TOMAREMOS UNA DECISIÓN SOBRE QUÉ DIRECCIÓN TOMAR”.

Su asesor financiero, Larry Kudlow, dijo en la cadena Fox que el presidente tenía razón y que no puede ser que la cura sea peor que la enfermedad “Vamos a tener que hacer concesiones difíciles”.

Siendo Twitter el lugar de discusión que es, inmediatamente y como reacción al del presidente, se hizo viral la crítica a sus palabras bajo el hastag de #deathpanels, es decir, situaciones en las que se elige quién vive y quién muere. Esta expresión se hizo famosa cuando se manipuló por parte de los seguidores de la es candidata republicana a la presidencia Sarah Palin que criticaban que Obamacare dejaba sin protección a los mayores.

Loyd Blankfein, ex presidente de Goldman Sachs y primer responsable de esta firma en la crisis de 2008, terció en el debate en el mismo Twitter diciendo que si bien estaba a favor de aplanar la curva con medidas extremas, quienes tuvieran “menos riesgos deberían volver a trabajar”.

Es algo complicado cuando los grupos de riesgo no están del todo delimitados y se presenta problemas de infección a los entornos de estas personas (familias, colegas, clientes, etcétera).

Y los médicos no lo están aconsejando dada la facilidad con la que se contagia un virus que es fatal en muchos casos y colapsa hospitales allá donde hace estragos.

El financiero Bill Ackman, contestó a Blankfein que se necesita un cierre mucho mayor del que hay ahora y agradeció los esfuerzos en este sentido del gobernador de Nueva York, su estado de residencia, Andrew Cuomo.

El mensaje de medianoche de Trump sugiere que hay dudas sobre la capacidad de luchar contra este virus después de decir que va a actuar con todos los recursos del Estado. Trump ha estado un par de meses quitando hierro a la situación hasta que esta se ha hecho insostenible.