Miles se quejan porque bebés están naciendo en casa o lejos de sus padres: otra medida para evitar contagios en Nueva York

Piden al gobernador y al alcalde no permitir que se prohíba el acceso de parientes a las salas de parto

Alegan distanciamiento por protección
Alegan distanciamiento por protección
Foto: Pixabay

Con hospitales desbordados y en alto riesgo de contagio, muchas madres neoyorquinas están viviendo otra realidad inesperada de la pandemia: dar a luz sin contacto con sus parientes y, en algunos casos, sus parejas tardan horas y hasta días antes de poder cargar al bebé por primera vez.

La decisión ha provocado la indignación de futuros padres y otras personas, y el grupo de parteras NYC Midwives advirtió que ayudaría a mujeres a dar a luz en casa, “aunque no sea la mejor decisión médica para ellas”.

El estricto protocolo está siendo ya aplicado por varios hospitales, como el Mount Sinai Health System, que opera ocho centros en NYC y Long Island, y que comenzó el martes a prohibir a visitantes en sus unidades de maternidad y post parto en un intento por prevenir la propagación del mortal C0VID-19.

“No tomamos esta decisión a la ligera, estos son tiempos sin precedentes que requieren pasos sin precedentes para proteger a nuestros pacientes, sus familias y sus nuevos bebés”, dijo la portavoz Lucía Lee en un comunicado.

“Sabemos lo importante que es conectarse con seres queridos mientras estamos en nuestros hospitales y haremos todo lo posible para conectar virtualmente a los pacientes con familiares y amigos”.

El anuncio de Mount Sinai no fue el primero. Ya el lunes NewYork-Presbyterian, que tiene 13 ubicaciones en NYC y Westchester, había hecho lo mismo.

Al jueves en la mañana, casi 500 mil personas habían firmado una petición en línea al gobernador Andrew Cuomo y al alcalde Bill de Blasio para que intervengan y reviertan las órdenes de los hospitales, informó New York Post.

El lunes, De Blasio dijo que estaba “preocupado” y que quería saber más sobre los fundamentos de esa prohibición. “Estamos hablando de un momento irreemplazable de la vida. El momento en que estaba en la sala de partos cuando nacieron mis hijos fue uno de los más importantes de mi vida”, comentó.