El tratamiento con el que Messi dejó de vomitar en los partidos incluía esencias de flores

Messi se sometió a un tratamiento poco convencional en aquella época en la que estuvo lleno de lesiones y malestares en la cancha

El tratamiento con el que Messi dejó de vomitar en los partidos incluía esencias de flores
Messi vomitó durante el vuelo a San Juan porque sufrió de mareo.
Foto: Getty Images

En 2013, después de sufrir una serie de lesiones, Lionel Messi decidió hacer un cambio de estilo de vida.

El jugador del Barcelona no tenía la mejor dieta, pues comía pizza y carne roja en aquel entonces. Sin embargo, con el paso del tiempo la intolerancia a lo que estaba consumiendo causaron una reacción en su cuerpo: que causaba que vomitara durante los partidos sin control.

Messi voló a Italia para hablar con el Dr. Giuliano Poser y discutir sus problemas.

Poser, quien ha practicado medicina deportiva durante más de dos décadas, le dio algunos métodos poco comunes.

El tratamiento incluía cambios en su nutrición, correcciones de postura, osteopatía, flores de Bach, kinesiología, masajes y terapia emocional.

El consumo de alcohol, por supuesto, también fue prohibido. Al igual que el amor de Messi por los refrescos.

Su dieta incluyó más alimentos orgánicos y frescos, agua mineral y bebidas ricas en cafeína, así como té de yerba mate.

Como parte de su enfoque, Poser alentó a Messi a tomar un tratamiento más emocional, psicoterapia y tomar remedios florales de Bach.

Esto último puede parecer una solución hipnótica para combatir el estrés y la ansiedad, pero se dice que la flor de Bach restaura el equilibrio entre la mente y el cuerpo.

Los expertos afirman que estas esencias se dirigen al sistema límbico, una parte del cerebro que se ocupa de las emociones y los recuerdos.

Simplemente disolviendo una cantidad de gotas en la lengua o en el agua, se cree que el miedo, la preocupación, el odio y la indecisión se disipan.

Más ligero en 3 kilos, Messi regresó más completo para la temporada 2014-2015, anotando 58 goles, había logrado 41 el año anterior.

También jugó 11 juegos más que se había perdido debido a una lesión en el pasado.

El consejo de Poser puso a Messi en buena camino y lo ayudó a prolongar su estado físico, así como aumentar la reputación del médico y trabajar con otros futbolistas argentinos como Gonzalo Higuaín y Paulo Dybala.