Paramédica en Nueva York que batalla contra coronavirus: “Estamos trayendo pacientes al hospital para que se mueran”

Megan Pfeiffer no es la única empleada de EMS que relató el caótico curso que ha tomado el manejo de la emergencia en Nueva York

Entrada a urgencias del Hospital Bellevue en Nueva York, 2020.
Entrada a urgencias del Hospital Bellevue en Nueva York, 2020.
Foto: Peter Foley / EFE

Una paramédica en Nueva York dijo que las personas que llevan a los hospitales para ser atendidos por coronavirus llegan a morir a los centros de atención.

“Es como un triage en el campo de batalla ahora mismo”, dijo Megan Pfeiffer al New York Post. “Nosotros básicamente estamos trayendo pacientes al hospital para que se mueran”.

“Nosotros sabemos en lo que nos metimos, pero no esperábamos esto. Es muy tenso. Estamos todos cansados”, se confesó la trabajadora de 31 años en primera línea de combate en la Ciudad de Nueva York.

Casi un cuarto del total de paramédicos en la Ciudad, uno de los grupos de trabajadores esenciales en la lucha para contener la propagación del coronavirus, se encuentran inhabilitados de trabajar por estar afectados directamente por la pandemia. En contraste, el número de llamadas al 911 se incrementa con los días, confirmaron las autoridades.

Pfeiffer, quien trabaja directamente con el Departamento de Bomberos de la Ciudad (FDNY) desde el 2013, está asignada a la estación 50 de Jamaica, una de las que más llamadas de emergencia recibe por medio del sistema telefónico.

“Realmente, hay mucha gente enferma. Otros están en pánico tan pronto empiezan a sentir los síntomas, nos llaman. Algunos tienen fiebre y otros dificultad para respirar”, detalló. “Los hospitales en Queens a los que yo voy están llenos”.

Pfeiffer hizo referencia al caso de un paciente con un ataque cardiaco que transportó al hospital NewYork-Presbyterian Queens en Flushing, y se le conectó el único ventilador que quedaba en la Unidad de Cuidado Intensivo (UCI). Lo anterior evidencia una vez más la falta de equipo para pacientes en estado grave por complicaciones con el COVID-19.

Sin embargo, la entrevistada dijo que se ha topado con casos de pacientes entre los 20 y 40 años que también requieren tratamiento en la UCI.

Pfeiffer no es la única empleada de servicios de emergencia que relató el caótico curso que ha tomado el manejo de la enfermedad en Nueva York.

El paramédico Phil Suárez declaró a la agencia Reuters que la pelea contra el coronavirus en la Gran Manzana se asemeja a una “zona de guerra”

“Yo he estado en zonas de guerra. Es una buena analogía”, describió Suárez quien como parte de su trabajo humanitario ha atendido a pacientes en Mosul, Irak.

El trabajador coincidió con su colega en que la lucha contra el virus los tiene “desgastados”.