Florida autoriza a cruceros el desembarco de los pasajeros enfermos con COVID-19

Finalmente pueden desembarcar los pasajeros de los cruceros Zaandam y Rotterdam. Muchos podrán regresar a sus países de origen
Florida autoriza a cruceros el desembarco de los pasajeros enfermos con COVID-19
El crucero "MS Zandaam" fue autorizado al desembarco de la mayoría de personas a bordo.
Foto: Carlos Lemos / EFE

MIAMI – Los cruceros Zaandam y Rotterdam, de la compañía Holland America Line (HAL), fueron autorizados este jueves a entrar en Port Everglades (sureste de Florida), para el desembarco de la mayoría de personas a bordo, algunas enfermas de COVID-19.

La empresa confirmó este jueves que el condado de Broward y el Comando Unificado autorizaron a Zaandam y Rotterdam desembarcar a los pasajeros y tripulantes en Port Everglades, en la ciudad de Fort Lauderdale, a unos 40 kilómetros al norte de Miami.

El primero en llegar fue el Rotterdam, seguido del Zaandam, según presenció Efe.

La prioridad hoy será la salida de las personas que requieren atención médica, y se prevé que el desembarque del resto se complete mañana viernes, según la HAL.

“Estos viajeros podrían haber sido cualquiera de nosotros o nuestras familias, atrapados inesperadamente en medio de este cierre sin precedentes de las fronteras mundiales que ocurrió en cuestión de días y sin previo aviso”, dijo Orlando Ashford, presidente de HAL en un comunicado.

Señaló que los pasajeros que están en condiciones de viajar, que son la mayoría, siguieron las pautas establecidas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos para proseguir el regreso a sus hogares.

El plan presentando para la operación de desembarco por el grupo Carnival, propietario de HAL, recibió luz verde de las autoridades del condado de Broward, después de que un comité de expertos diera el visto bueno preliminar.

Ashford agradeció al alcalde del condado de Broward, Dale Holness, por su “liderazgo, ayuda y comprensión”.

Además de los enfermos en estado crítico, más de un millar de personas que no presentan síntomas desembarcarán y los extranjeros iniciarán los viajes de regreso a sus países.

“Estamos muy contentos de poder llevar a nuestros huéspedes a casa y ayudar a los pocos que necesitan servicios médicos adicionales”, dijo Ashford.

Los huéspedes aptos para viajar se transferirán directamente del barco a los autobuses para ser transferidos directamente al aeropuerto. La mayoría partirá en vuelos chárter.

Entre tanto, los pasajeros que todavía tienen síntomas permanecerán a bordo y desembarcarán en una fecha posterior.

Ashford señaló además que ningún miembro de la tripulación de ninguno de los dos barcos desembarcará en Fort Lauderdale.

El crucero Zaandam inició el 7 de marzo pasado en Buenos Aires un viaje por Suramérica de un mes de duración, que iba a terminar en Port Everglades, en Fort Lauderdale (Florida) el 7 de abril y durante el cual han muerto cuatro pasajeros de edad avanzada.

A bordo se declaró un brote de una enfermedad con síntomas parecidos a la gripe, de la que llegó a haber unas 200 personas afectadas, pero no fue autorizado a atracar en puerto alguno después de su última escala en Punta Arenas (Chile) el 14 de marzo.

Al menos catorce personas dieron positivo a COVID-19 a bordo, según fuentes de la compañía, que decidió trasladar a los asintomáticos al Rotterdam, operación efectuada en aguas panameñas el pasado fin de semana.