Cómo han cambiado las cortes de inmigración durante la pandemia del coronavirus

Los tribunales migratorios también tratan de frenar la propagación del nuevo brote

EOIR está aceptando firmas electrónicas.
EOIR está aceptando firmas electrónicas.
Foto: Getty Images

La pandemia del coronavirus y la necesidad de mantenerse confinados en casa ha traído cambios drásticos y repentinos al día a día. En el caso de los trámites en los tribunales migratorios, aunque no se han parado del todo, sí que se han visto obligados a adaptarse a las circunstancias.

La Corte de Inmigración está aceptando firmas digitales o electrónicas en los documentos que reciban por correo, en persona o de manera virtual. Los tribunales de inmigración que continúan operando, aunque no atiendan al público, siguen aceptando documentos originales con firmas también originales.

Los documentos que envía el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) también podrán presentarse con firmas electrónicas. Aquí se incluye los que envían los oficiales de supervisión de asilo.

Otro de los formularios que se podrá firmar de manera electrónica es el EOIR 42B, que se usa para pedir cancelar la deportación si el solicitante lleva más de 10 años indocumentado en el país, tiene cónyuge y descendencia estadounidenses y demuestra que su deportación causaría un sufrimiento extremo a un familiar inmediato.

Estas modificaciones están facilitando el trabajo a los jueces y personal de EOIR y a los abogados, pero no está suponiendo una gran diferencia para los inmigrantes. El abogado de inmigración Alex Gálvez recordó a Univision que no hay muchas solicitudes que el migrante tiene que firmar, “en la mayor parte del proceso se necesita argumentar frente al juez y frente al fiscal”.

Donde sí tendrá un impacto favorable, señala Gálvez, es en la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés), “donde un gran número de documentos llevan la firma del inmigrante”.

¿Cuándo se considerará válida una firma electrónica?

La Corte de Inmigración indicó que “prevalecerá la buena fe” pero advirtió que cualquier tipo de firma original o electrónica “puede estar sujeta a un desafío” para garantizar su autenticidad. Una firma se considerará autorizada en los siguientes supuestos:

  • La firma del usuario aparece en un documento presentado a través del sistema ECAS (EOIR Courts & Appeals System).
  • Un representante con un ID (documento de identificación) de EOIR válido y activo presenta firma que aparece en documento entregado con anterioridad.
  • El documento se entrega en presencia de un empleado federal.
  • El dueño del documento conserva la copia original con firma también original o una copia electrónica de la firma (por ejemplo, una firma manuscrita con un lápiz táctil o un panel o tabla táctil) y la tiene disponible para inspección.