¿Por qué es tan importante vivir el presente, según la filosofía new age?

Disfrutar del presente sin recurrir al pasado no es tarea fácil, pero se puede lograr

¿Por qué es tan importante vivir el presente, según la filosofía new age?
Foto: Shutterstock

Leyendo los aportes del psicólogo emocional online Daniel Molina en psicologoemocionalonline.com, hemos rescatado ciertos puntos importantes para que los pongas en práctica y así evites estancarte en el pasado, que de cierta forma no es beneficioso para ti.

Lo primero que hay que saber es que vivir recordando el pasado solo puede producir nostalgia o añoranza por algo que se ha perdido, o que nunca hemos podido obtener. Ninguna persona con conocimientos sobre filosofía de la vida dice que debemos cargar con el pasado como un requisito para tener claro quiénes somos o hacia dónde queremos ir.

Al contrario, lo mejor es vivir en el presente y mantenernos en él, disfrutando de sus altibajos y aprendiendo de ellos para no repetir los errores. Claro que ahí entra en juego el recuerdo del pasado para saber qué repetir y qué no.

Pero no es del todo cierto que lo que fuimos determina lo que somos ahora, porque una persona puede dar un vuelco rotundo a su vida y, en muchos casos, es la mejor opción a tomar. Quizás este gran cambio es lo que le faltaba para resurgir de lo negativo y poco positivo que le ha tocado vivir.

feliz
Foto: Shutterstock

Dice Medina que cuando focalizamos nuestra atención en el presente nos liberamos de pensamientos y cargas negativas que hacen más pesado nuestro camino. No vivas juzgándote por lo que hiciste antes, solo intenta ser mejor cada día y aprovecha las 24 horas que el día te regala para ser mejor persona.

Quien vive recordando su pasado puede ser extremadamente frágil y cambia su perspectiva sobre su presente y su futuro, pensando que nada de lo que haga podrá mejorar su estado de ánimo o aumentar su suerte, por ejemplo.

No te rijas por las malas experiencias porque de eso se trata la vida: de superar obstáculos, aprender de ellos y seguir adelante como si nada ha pasado. A fin de cuentas todo se trata de ensayo y error hasta que encuentres tu verdadero camino.