Una enfermera de pacientes con coronavirus duerme en su camioneta por temor a contagiar a su familia

Acordó con su esposo e hijos que no regresaría a casa en el tiempo que dure la pandemia

Una enfermera de pacientes con coronavirus duerme en su camioneta por temor a contagiar a su familia
Su "hogar" durante la pandemia.
Foto: Yolanda Morales / Cortesía

Una enfermera que atiende a pacientes con coronavirus en un hospital público de México decidió acondicionar su camioneta y convertirla en su “casa” durante la pandemia para no poner en riesgo de contagio a su familia.

Silvia Rosas Saucedo, de 40 años de edad y enfermera del Hospital General de Tijuana, dijo que acordó con su esposo y sus cinco hijos que estaría ausente de casa durante la pandemia, por lo que desde hace tres semanas empezó a dormir en el vehículo que fue acondicionado entre todos.

“Llegamos a esta decisión cuando nos enteramos que íbamos tener casos de COVID-19 en el tercer piso del Hospital General de Tijuana”, mencionó.

En la camioneta colocó un objeto personal de cada uno de sus hijos y de su esposo para sentirse acompañada y recordarlos en todo momento.

“No está tan mal”, dijo Silvia. “Es un poco incómodo porque tiene unos rieles, tengo que estar con las piernas dobladas y después de ciertas horas (de estar acostada) me empiezan a doler las costillas y la cadera, pero vale la pena”.

Héroes en la pandemia

Como enfermera, Silvia es una de las que están en la primera línea de la batalla contra el coronavirus y por ello una de las más expuesta a contraer el virus al tratar de manera directa con los pacientes contagiados.

“Me da miedo por mi familia, por mis hijos, por mis compañeros, me he enterado de que compañeros se han contagiado”, comentó. “Te das cuenta que nadie está a salvo… es de miedo”.

Silvia es una de las encargadas de atender a los pacientes enfermos con COVID-19 que se encuentra en el tercer piso del Hospital General de Tijuana, el cual fue acondicionado especialmente durante la emergencia.

“Ahí están los pacientes, yo platico con ellos y trato de ser lo más amable posible y decirles que estoy a su servicio, que estoy a sus órdenes si están con sus molestias o su dolor, yo lo único que quiero es hacerlos sentir un poco mejor. Hay muchos pacientes que están entubados, mis compañeras y yo hablamos con ellos, les tomó la mano para hacerlos sentir que estamos ahí y no se sientan solos”, dijo la enfermera.

“El área la aislaron para este tipo de pacientes, fue gradual el recibimiento de los pacientes, pero llegó el punto en que empezó a crecer demasiado rápido”, señaló. “Cuando nosotros entramos ahí y nos vestimos, ya no podemos ir al baño o tomar agua o comer hasta que salimos del turno”.

Gracias a un acuerdo entre la Asociación de Hoteleros de Baja California y la Secretaría de Salud del estado, a partir del lunes todo el personal médico que trabaja en la primera línea de batalla contra el coronavirus recibirá hospedaje en algunos hoteles de la ciudad.

Ahora Silvia dormirá más cómoda, sin dolor de costillas ni cadera, sin embargo seguirá sin poder abrazar a sus seres queridos durante el tiempo que dure la pandemia.

Con información de Yolanda Morales/Cobertura 360