Nueva York aún no puede bajar la guardia

La reactivación progresiva de la actividad económica debe darse manera lenta, segura y gradual

Nueva York aún no puede bajar la guardia
Para volver al trabajo, hay que tomar todas las precauciones de segruidad.
Foto: AFP / Getty Images

Nueva York ha vivido durante varias semanas una de las peores pesadillas de su historia moderna. Pero dentro de toda esta situación abrumadora, al fin ayer martes, el gobernador Andrew Cuomo expresó palabras que nos alientan a empezar a ver la luz al final del túnel.

Al preguntarse asimismo si “¿Lo peor se ha acabado?”, el gobernador demócrata contestó: “Sí, si continuamos avanzando de manera inteligente”.

La respuesta del gobernante nos lleva a reflexionar como comunidad que no podemos bajar la guardia porque sólo hemos logrado estabilizar la curva de contagios que hasta ayer había afectado a más de 195,000 neoyorquinos.

No podemos olvidar que más de 10,000 vidas ha cobrado esta pandemia en Nueva York, más del triple de víctimas fatales de los atentados terroristas del 9/11. Tampoco podemos olvidar que aún no hay una vacuna que nos de la inmunización requerida para evitar otra propagación de este virus silencioso asesino llamado COVID-19.

Es por eso que cada uno debe poner de su parte para cumplir de forma metódica y ordenada el plan para que poco a poco el estado y la ciudad de Nueva York recuperen su ritmo.

Sabemos que ya nada será igual. Las medidas de aislamiento y el resto de restricciones significan un cambio de estilo de vida para nuestra sociedad.

La reactivación progresiva de la actividad económica debe darse manera lenta, segura y gradual. No todos podrán regresar al mismo tiempo al trabajo y es necesario seguir tomando las precauciones del caso para evitar un repunte de la pandemia. Eso sería un retroceso fatal.

No podernos darnos el lujo de volver a tener hospitales desbordados, morgues que no dan abasto, familias destrozadas por la pérdida de sus seres queridos y la economía paralizada.

Lo mejor que podemos hacer en este momento es mantenernos informados y seguir las recomendaciones de las autoridades locales.

Nos hacemos eco también de este mensaje del alcalde Bill de Blasio: “”Me complace informar de que vemos que todos los indicadores se mueven en buena dirección, todos van juntos a la baja. Es un buen día, es el día 1. Tenemos que seguir trabajando juntos para que sigan yendo en la buena dirección y quiero que todo el mundo se lo tome personalmente. Los números son abstractos pero representan seres humanos”.

En otras palabras seamos cautos porque todavía no podemos cantar victoria.