Detienen a fotógrafo por grabar con drone en “Hart Island” en medio de crisis por coronavirus en NY

A George Steinmetz, de National Geographic, también le confiscaron el aparato de $1,500 dólares con el que grababa los entierros en la llamada "Isla de los muertos"

Foto aérea de archivo de entierros en Hart Island.
Foto aérea de archivo de entierros en Hart Island.
Foto: Justin Lane / EFE

Agentes del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) confiscaron el drone de un fotoperiodista que buscaba grabar los entierros masivos en “Hart Island” o la llamada “Isla de los muertos” en El Bronx.

Medios locales reportaron esta semana, que el pasado miércoles, George Steinmetz, que tiene licencia de la Administración Federal de Aviación (FAA) para manejar el aparato, lo lanzó desde un espacio de estacionamiento en City Island.

Solo minutos después de iniciar el procedimiento, Steinmetz, quien labora con National Geographic, fue confrontado por oficiales del NYPD que salieron de una van que no tenía identificación oficial.

Los elementos le quitaron el avión no tripulado de $1,500 dólares y lo citaron al tribunal por un delito menor por “avigación”, ley antigua que prohíbe el despegue o aterrizaje de aeronaves en Nueva York a menos que sea en espacios como aeropuertos.

El fotoperiodista utilizó su cuenta de Instagram para cuestionar a las autoridades.

“Por más de 150 años esta isla sin acceso público ha sido usada para enterrar a más de un millón de almas cuyos cuerpos no fueron reclamados para entierros privados. Con las morgues de NYC llenas, el número de entierros en Hart Island han incrementado dramáticamente. Yo fui citado por el NYPD mientras tomaba esta foto, y mi drone fue confiscado como evidencia para una audiencia en corte pautada para mediados de agosto #mantenganlatarjetadememoria (#keepthememorycard)”, expresa como comentario a las fotos que publicó de Hart Island.

“Estos son humanos, y están siendo tratados como desechos tóxicos, como si fueran radioactivos”, dijo, posteriormente, al medio Gothamist. “Yo pienso que esto es importante”, sostuvo.

Hace algunos días, Hart Island fue foco de discusión pública por imágenes tomadas también desde un drone, que mostraban el entierro de cadáveres en fosas comunes en plena crisis por coronavirus.

Aunque el alcalde Bill de Blasio descartó que, en efecto, se tratara de víctimas del COVID-19; no descartó, en ese momento que algunos cuerpos no reclamados sean depositados en en lugar.