Hispana da a luz sola y prematura sin saberlo porque estaba en coma por el virus en Nueva York

Adriana Torres tenía seis meses de embarazo cuando fue hospitalizada con síntomas graves de COVID-19

Hispana da a luz sola y prematura sin saberlo porque estaba en coma por el virus en Nueva York
La bebé sigue en el hospital en incubadora
Foto: Shutterstock

Adriana Torres acaba de protagonizar un milagro en medio de la pandemia de Nueva York.

La embarazada de 41 años fue colocada en un coma inducido para superar el coronavirus. Estando dormida cumplió años y cuando se despertó del sueño médico recibió el mejor regalo: se enteró de que había dado a luz a su hija dos días antes.

“Para mí, fue la mejor medicina que pude tener”, dijo Torres a New York Post, en referencia a su bebé Leah.

“Fue muy difícil porque no pude verla por otra semana. Pero verla fue lo mejor que pudo haber sucedido en ese momento. Fue la mejor medicina que necesitaba, que mi cuerpo necesitaba”.

Torres tenía seis meses de embarazo cuando fue llevada de urgencia al Hospital Winthrop de NYU con síntomas graves de COVID-19 el 5 de abril.

“Estaba muy, muy, muy enferma cuando fui al hospital”, dijo en español. “Tenía una tos fuerte, tenía seis meses de embarazo (…) y no podía respirar”.

Con su condición empeorando, los médicos del hospital la sedaron y la colocaron en un coma inducido.

“Intentábamos optimizar su afección respiratoria todo el tiempo que pudimos, para prolongar su embarazo, pero su nivel de oxígeno comenzó a deteriorarse“, dijo la Dra. Patricia Rekawek, médico principal del equipo que trató a Torres.

“Fue una decisión muy difícil, pero determinamos que lo mejor era dar a luz al bebé, reducir las demandas de oxígeno de la madre, para que la ICU (terapia intensiva) pudiera optimizar mejor su atención”, dijo Rekawek. “La cesárea no fue complicada”, agregó.

La niña nació prematuramente a las 29 semanas el 8 de abril, con un peso de 2 libras y 15 onzas.

La respiración de Torres mejoró y los médicos comenzaron a reducir su sedación para tratar de sacarla del coma, lo que hizo el día que cumplió 41 años, el 10 de abril.

“Estaba muy confundida”, dijo Torres, quien tiene dos hijas anteriores, de 22 y 3 años.

“No es fácil cuando te dicen que es tu cumpleaños. No sabía dónde estaba. Me mostraron fotos de mi familia, de mi bebé. Fue muy triste porque no es fácil estar solo en el hospital”.

Pasaría una semana para que pudiera conocer a la bebé y otros días más para que Torres saliera del hospital el 18 de abril. De momento se encuentra en casa en Hempstead, cumpliendo cuarentena, mientras su bebé, quien nació negativa del virus, quedó en el hospital en una incubadora.

Otra latina, Yanira Soriano, vivió un caso parecido también en Long Island, tras dar a luz estando en coma inducido por COVID-19.