Empleados de procesadoras de carne podrían negarse a trabajar pese a orden ejecutiva de Trump

Más de 5,000 trabajadores de la industria cárnica han contraído el COVID-19

Un 30% de los trabajadores de las empacadoras y procesadoras de alimentos nacieron en el extranjero.
Un 30% de los trabajadores de las empacadoras y procesadoras de alimentos nacieron en el extranjero.
Foto: FRISO GENTSCH / AFP / Getty Images

Los empleados de las plantas de procesamiento de carne en Estados Unidos están preocupados por la orden ejecutiva emitida por el presidente Donald Trump, que obliga a las empacadoras a permanecer abiertas durante la pandemia de COVID-19.

Los empleados de las plantas de carne podrían negarse a trabajar debido a que se encuentran entre las personas con mayor vulnerabilidad de contra el nuevo virus.

El martes la Unión Internacional de Trabajadores Comerciales y de la Alimentación informó a través de un comunicado, que 20 trabajadores de empacadoras y procesadoras de alimentos habían muerto.

Los ejecutivos de la procesadora Tyson advirtieron que el suministro de carne en Estados Unidos podría estar en riesgo. John Tyson, presidente de la junta de Tyson (TSN), advirtió el domingo en un anuncio publicado en el diario The New York Times, en el Washington Post, en el Arkansas Democrat-Gazette y en el sitio web de la compañía, que la cadena de suministros de alimentos se estaba rompiendo.

En varias entrevistas realizadas por la cadena CNN en el estado de Iowa con empleados de plantas procesadoras, informó que ante la pandemia será difícil que una gran cantidad de trabajadores se presenten a trabajar por el temor a contraer el virus.

Relacionado: Cientos de trabajadores de la industria de la carne en Estados Unidos dan positivo a COVID-19.

El pasado martes el presidente Trump firmó la orden ejecutiva después de que compañías como Tyson Food consideraron mantener solo el 20% de sus instalaciones abiertas, que en caso de haber ocurrido la capacidad de procesamiento se hubiera reducido en un 80 por ciento de acuerdo a la Casa Blanca.

La demanda de carne ha aumentado durante el confinamiento de gran parte de la población, y una gran cantidad de plantas procesadoras de carne han cerrado de manera temporal después de que cientos de trabajadores dieron positivo al coronavirus.

A mediados de abril integrantes de diferentes sindicatos informaron que cerca de 50 personas habían dado positivo en las instalaciones del la empresa JBS SA en el condado de Weld en Colorado y se sumaron más de 160 casos en la empacadora de carne Cargill Inc. en Pennsylvania.

Más de 5,000 trabajadores de la industria cárnica y alimentaria de Estados Unidos han sido infectados o expuestos al COVID-19, así lo dijo la semana pasada la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación y el Comercio, mayor sindicato de empacadores de carne del país, informó el diario The New York Times.

Según un informe de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno en 2016, un 30% de los trabajadores de las empacadoras son nacidos en el extranjero, por su parte el Centro de Justicia para los Trabajadores del Noreste de Arkansas señaló que casi dos tercios son de origen latino, un 35%, negros, un 20% y asiáticos un 8%.

También te podrá interesar: