Taco Mix, la popular taquería de East Harlem, comparte sus bendiciones

El local de comida mexicana prepara cientos de comidas semanales para los más necesitados de la comunidad

Taco Mix, la popular taquería de East Harlem, comparte sus bendiciones
Alejo Sánchez junto a su equipo dona alimentos para los residentes de El Barrio.
Foto: Alejo Sánchez / Cortesía

Desde hace 30 años el restaurante Taco Mix viene alimentando a los residentes de East Harlem con sus quesadillas, huaraches, sopes y por supuesto, sus tacos. Pero desde hace ya varias semanas la labor de preparar comida se volvió aún mucho más importante para sus dueños.

En su pequeña cocina del local ubicado en la calle 116 entre la 2da y la 3ra avenidas de Manhattan, Alejo Sánchez junto a su equipo prepara a diario 200 platos de comida que terminan en las manos de muchos neoyorquinos quienes debido a la crisis del coronavirus no tienen que comer.

“A través del Consulado Mexicano nos pusimos en contacto con la organización Rethink Food, quienes nos están donando cajas de carne vegetariana, y con esa carne hacemos una sazón de chorizo o una sazón de pollo, y esa comida luego es donada a organizaciones sin fines de lucro de Harlem y East Harlem”, explica Sánchez, quien junto a su padre, madre y hermana maneja los tres locales del negocio familiar.

“Taco Mix se encuentra en un área que no solo necesita apoyo alimenticio, sino que también está en un punto útil para Rethink en cuanto a la distribución de comidas para distribuir en otros vecindarios, como Harlem, El Bronx, etc.”, explicó por su parte Meg Savage, directora ejecutiva de Rethink.

El local prepara 200 comidas al día para donar./Cortesía

Además de donar la carne, Rethink Food se encarga de la distribución de la comida, ya que las organizaciones que reciben la ayuda se van rotando. Taco Mix pone el resto de los ingredientes y la mano de obra para cocinar los 1,000 platos semanales que salen de allí.

“Hacemos varios menús, cosas que alimenten a la gente. Por ejemplo, arroz mexicano entomatado, frijoles, la carne vegetariana y un taco dorado, sin picante para que todos la puedan comer”, explica el negociante de 27 años, originario de Puebla.

Varias organizaciones sin fines de lucro se encargan de repartir los alimentos./Cortesía

Dar para recibir

Para la familia Sánchez colaborar con la comunidad en tiempos de crisis como los actuales es de suma importancia. El negocio, a pesar de la cuarentena que se ordenó en Nueva York hace casi dos meses, ha logrado mantener sus puertas abiertas.

“Soy un hombre de fe y como Dios ha sido bueno con nosotros y nos permite trabajar y estar al día, sirviendo comida, queremos ayudar a los demás, sobre todo a las personas indocumentadas, a los hispanos, que son quienes mueven esta ciudad”, asegura Sánchez. “Tenemos gente que necesita mucho apoyo, que son quienes aportan a la economía local y a negocios pequeños como el nuestro en el día a día”.

La clientela del Taco Mix de East Harlem y del local del Lower East Side (el de Brooklyn se encuentra cerrado) sigue disfrutando de los antojitos mexicanos del negocio gracias a un estricto control de limpieza y serias medidas de seguridad que Sánchez ha establecido con su equipo de 12 personas.

“Antes de que la pandemia estallara, sabía que teníamos que cuidarnos. Prestamos atención y apenas indicaron las medidas de prevención que se debían tomar yo fui inculcándolas al negocio, les compré guantes y mascarillas a los muchachos”, asegura Sánchez.

“Les dije que las opciones eran tomar todas las medidas, usando mascarillas y guantes, lavándonos las manos constantemente, o cerrábamos. Fue una decisión en equipo, tanto para nosotros personalmente como para el negocio, entonces los muchachos decidieron trabajar”, agrega.

Otras acciones también forman parte del plan. Los locales tienen una barrera entre los trabajadores y la gente, quienes tienen que esperar afuera y recibir su comida a través de una ventanilla.

“Hemos logrado desarrollar una metodología en equipo, y hasta ahora no ha habido ningún contagio”, asegura Sánchez.

Las expectativas del negocio son seguir trabajando fuerte, ayudando a la comunidad, mejorar la experiencia del cliente cuando todo vuelva a la normalidad y aumentar el servicio online.

“Los negocios pequeños estamos forzados a usar las plataformas de internet, llevar la comida a domicilio, para mí el futuro de las taquerías está allí”, dice el comerciante sobre la lección aprendida durante la crisis.