¿Por qué huelen mal los pies?

Conoce las reacciones que ocurren en nuestro cuerpo que producen ese olor peculiar
¿Por qué huelen mal los pies?
Hormonas y bacterias, una combinación que puede llegar a ser "explosiva".
Foto: Shutterstock

En principio, los pies no tienen por qué oler mal si se mantienen limpios y sanos. Pero todos sabemos que muchos pies huelen mal o muy mal.

Hay veces que algunos cambios hormonales, el estrés, la alimentación o la presencia de hongos o de humedad hacen que se activen unas glándulas que hay en ellos y que se llaman glándulas ecrinas y aprocrinas. Se trata de glándulas sudoríparas, es decir, poros por los que el sudor sale al exterior. Estas glándulas están en la piel de todo el cuerpo, no solo de los pies. El líquido que segregan, el sudor, no huele mal, es inodoro, y está formado por proteínas, ácidos grasos y esteroides.

El detalle es que nuestra piel está totalmente cubierta por bacterias. Y esas bacterias se alimentan de este líquido, de esas proteínas, esos ácidos grasos y esos esteroides. Al consumir este producto de nuestro cuerpo, las bacterias inician una ruta metabólica, es decir una serie de reacciones químicas que a partir de los productos iniciales provocan la aparición de otros compuestos. Y entre esos productos puede haber algunos compuestos volátiles que son los que llegan a nuestra nariz, a nuestros receptores olfativos que mandan una señal a nuestro cerebro, y eso es lo que nos hace percibir un olor.

Y en el caso de los pies, generalmente es malo.

Un compuesto volátil es una molécula orgánica de bajo peso molecular y de bajo punto de ebullición. Pero tienes que saber que no todos los compuestos volátiles tienen olor, por eso decimos que algunos son activos y otros no son activos. Los que son activos son los que percibimos como un olor. Los compuestos volátiles activos más habituales que se han identificado en los pies son: el ácido isovalérico que tiene olor a queso, fecal, a fruta podrida, a rancio; y otros ácidos de cadena corta como el ácido propanoico al que se describe con olor a grasa, a rancio, a soya, a agrio y el ácido butírico que tiene olor a manteca, a queso rancio y a ácido. Estos tres son los principales compuestos que se han identificado en los pies. Pero no son nuestras secreciones las que los contienen, sino que son las bacterias presentes en los pies las que al alimentarse de nuestro sudor segregan estos compuestos malolientes.

Que ocurra más habitualmente en los pies se debe al tipo de bacterias que viven en ellos. Algunas de esas bacterias aisladas en los pies son Brevibacterium linens y Bacillus subtilis que segregan estos compuestos. Por ejemplo, en el codo no tenemos este tipo de bacterias así que no se generan esos compuestos volátiles, por lo que el codo no huele mal. Y aunque no ocurra en ciertas partes del cuerpo, como los codos, no sucede solo en los pies. También puede aparecer mal olor en las axilas, en el cuero cabelludo… y el mecanismo por el que aparece es el mismo que en los pies.

También provocan mal olor

Otras causas para el tufillo de los pies tampoco están relacionadas con la falta de higiene:

Hormonas: Los cambios hormonales provocan cargas y descargas que dan lugar a desechos, que se eliminan principalmente por el sudor.

Alimentación: Al degradarse por la digestión, algunos alimentos producen moléculas odoríferas que se eliminan por el sudor, como algunas especias, la cebolla o el ajo.

Estrés y ansiedad: Pueden estimular descargas hormonales y la estimulación de las glándulas sudoríferas.

Infecciones u hongos: el más común es el Tinea pedis o pie de atleta.

Enfermedad: Las metabólicas, renales o hepáticas.

Tratamientos médicos: Con algunos medicamentos ocurre lo mismo que con los alimentos.

Sustancias tóxicas: Como el alcohol o el tabaco.