“Recen por mí”: papa Francisco llama a sacerdote mexicano en plena misa

El padre Miguel Domínguez García se encontraba en plena misa en su iglesia en Los Altos, Jalisco, cuando se llevó tremenda sorpresa al ver quién le estaba hablando

el papa Francisco es muy cercano al sacerdote mexicano desde hace 13 años.
el papa Francisco es muy cercano al sacerdote mexicano desde hace 13 años.
Foto: EFE

Hace unos días, un sacerdote mexicano llamado Miguel Domínguez García, quien es párroco de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Jalostitlán, en los Altos de Jalisco, México, se encontraba dando misa, la cual estaba siendo grabada para poder ser transmitida por Internet.

De repente, en pleno sermón, el sacerdote tuvo que parar su explicación pues entre la sotana comenzó a vibrar su teléfono celular. De inmediato lo sacó y al ver la persona que llamaba, no le quedó de otra más que pedir una disculpa y atender la llamada.

Emocionado, decidió compartir la llamada con la gente que se encontraba la iglesia, colocando el micrófono en la bocina para que todos escucharan que el propio papa Francisco es quien se estaba comunicando con él.

La conversación decía lo siguiente:

– Todavía aguanto… (papa Francisco)

-¿Cómo están sus pulmones? (sacerdote Miguel) 

-Bien, muy bien. ¿Qué estás haciendo vos ahora? (papa Francisco)

-Eeh, voy a prepararme para la misa. (sacerdote Miguel) 

– No, pero digo ¿Qué trabajo tenés? (papa Francisco)

– Ah! Soy párroco en una parroquia de mi diócesis y encargado de cultura, ¿cómo ve? (sacerdote Miguel) 

– Dale mis saludos a tus feligreses. (papa Francisco)

– Cómo no! Con mucho gusto. (sacerdote Miguel) 

– La bendición y que recen por mí… (papa Francisco)

– ¡Cómo no, Santo Padre! Con mucho gusto. Uno abrazo de parte de ellos también y de mi familia. (sacerdote Miguel) 

– Qué Dios te bendiga mucho eh, me acuerdo mucho de vos. (papa Francisco)

– Gracias Santo Padre. (sacerdote Miguel) 

– Que Dios te bendiga. (papa Francisco)

Es amigo del papa desde hace más de 13 años

El sacerdote Domínguez García nació en 1959 en Capilla de Guadalupe, Jalisco. Ordenado el 21 de mayo de 1988, tuvo funciones pastorales de formación en la diócesis de san Juan de los Lagos. Especialista en teología dogmática por la Universidad Gregoriana, fue secretario ejecutivo de la Dimensión del Clero en la Conferencia del Episcopado Mexicano.

Posteriormente, fue llamado para trabajar en el Pontificio Colegio Mexicano como director espiritual y ya en ese cargo, en 2013 le envió una carta al papa Francisco mediante la cual, le indicaba su alegría por haber sido él el elegido como máximo pontífice y le pedía su bendición para él y para todos los sacerdotes que cumplían 25 años de servicio.

Según el padre, el propio papa Francisco le llamó por teléfono para agradecerle por dicho escrito, sorprendiendo a todos los que trabajaban en el Colegio Mexicano. En ella llamada, aprovecharon para  platicar de las necesidades de los religiosos y el papa le pidió que investigara qué requerían y que presentara un plan de trabajo para poder ayudarlos.

Además, el papa Francisco lo invitó a él y a otros compañeros a celebrar sus 25 años de sacerdocio en su capilla privada de la Residencia de Santa Marta, forjándose así un lazo estrecho de amistad entre ambos.