Un obispo en El Paso se arrodilló en oración por George Floyd. Dos días después, el papa Francisco llamó

El Papa llamó al primer obispo que rezó por el fin de la violencia racial tras muerte de George Floyd

La muerte de George Floyd ha desatado violentas protestas a nivel nacional.
La muerte de George Floyd ha desatado violentas protestas a nivel nacional.
Foto: APU GOMES / AFP / Getty Images

El Papa Francisco llamó el 3 de junio a Monseñor Mark Seitz, obispo de El Paso, Texas, y lo felicitó por su respuesta pastoral, luego de que públicamente se sumara en oración a los pedidos de que se acabe la violencia racial en Estados Unidos tras la muerte de George Floyd, reporta la Agencia Católica de Noticias (CNA).

En declaraciones al sitio web local El Paso Matters, Monseñor Seitz dijo que habló en español con el Papa Francisco durante cerca de tres minutos.

El Santo Padre, relató el prelado: “dijo que quería felicitarme”. “Le expresé al Santo Padre que sentí que era imperativo mostrar nuestra solidaridad a aquellos que están sufriendo”, añadió el obispo.

 

Seitz fue el primer obispo católico en Estados Unidos que se sumó a las manifestaciones contra la injusticia racial y la brutalidad policial que se han extendido por todo el país tras la muerte de Floyd.

El 1 de junio, junto a un grupo de sacerdotes de su diócesis, Mons. Seitz se arrodilló por nueve minutos de oración silenciosa en memoria de Floyd. El Obispo sostuvo un cartel en el que se leía “Black Lives Matter” (Las vidas de negros importan).

El mismo día en que el Papa Francisco llamó a Mons. Seitz, también llamó al Arzobispo de Los Ángeles, Mons. José Gomez, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés).

El Santo Padre llamó a Mons. Gomez el 3 de junio para expresarle sus oraciones y solidaridad a los estadounidenses.

“El Santo Padre dijo que está rezando, especialmente por el Arzobispo Bernard Hebda y la Iglesia local en Minneapolis-St. Paul”, escribió Mons. Gomez en una carta dirigida el 3 de junio a los obispos estadounidenses.

El Papa Francisco, añadió, “agradeció a los obispos por el tono pastoral de la respuesta de la Iglesia a las manifestaciones a lo largo del país en nuestros comunicados y acciones desde la muerte de George Floyd. Él nos aseguró sus oraciones continuas y su cercanía”.